DEPORTES

Brian Flores demanda a la NFL y Giants por ‘racismo’

Un gran escándalo parece estar a la vuelta de la esquina en la NFL porque el entrenador Brian Flores, quien fue despedido a inicios del 2022 de los Miami Dolphins, ha interpuesto una demanda contra la National Football League y los New York Giants, equipo que supuestamente le entrevistaría para su vacante de head coach, pero le ignoraron “por conceptos raciales”, de acuerdo al documento ante la corte.

Encargado de los Dolphins durante tres temporadas, en las que acumuló un récord de 24-25, este entrenador de padres hondureños acusó que ni siquiera le fue dada la oportunidad de postularse con los Giants porque tres días antes de su entrevista se enteró, por medio de unos mensajes de Bill Belichick, que ya tenían otro coach elegido.

Lo increíble es que Belichick, el seis veces ganador del Super Bowl junto a Tom Brady en los Patriots, le escribió los mensajes felicitándolo porque había logrado el empleo, para luego darse cuenta de la confusión que generó e informarle a Flores que al que habían elegido los New York Giants era a alguien de su mismo nombre, Brian Daboll, todo esto sin que el de sangre latina hubiera sido recibido en las oficinas neoyorquinas para su entrevista.

Flores presenta en su demanda alegatos de “racismo” por su linaje latino y de raza negra, además de acusar una “persecución” del propietario de los Miami Dolphins, Stephen Ross, de quien hizo fuertes revelaciones y presiones fuera del emparrillado para obedecer todas sus indicaciones o sería despedido, algo que finalmente ocurrió el mes pasado.

Otro de los puntos polémicos en este tema es que Brian Flores acusó que el dueño de los Dolphins le ofreció 100 mil dólares por cada partido que accediera perder de manera premeditada en el 2019 para que así la franquicia obtuviera una mejor posición en el Draft 2020, pensando en elegir al mejor quarterback de la clase, que fue Joe Burrow, hoy con los Cincinnati Bengals y con quienes jugará el Super Bowl LVI.

Tras haberse negado a recibir dinero a cambio de perder, el coach afirma que fue tratado “irrespetuosamente” por el magnate de la Florida. Incluso, en uno de los incisos del documento, Flores revela que “Ross organizó un desayuno en su yate para supuestamente hablar de temas deportivos y los planes para la próxima campaña”.

Lo sorpresivo es que: “Al llegar se me informó que no hablaríamos de nada de eso, que la reunión tenía un tercer invitado que estaba por llegar y era el quarterback colegial que él quería que eligiéramos en el Draft. Le reiteré que no pensaba perder a propósito y me retiré del lugar. A partir de entonces, el ambiente laboral no fue óptimo”.

Hasta el momento no existen posturas oficiales de la NFL, los New York Giants, los Miami Dolphins ni de Stephen Ross sobre estas acusaciones que ya están en una Corte de Distrito de Nueva York para dar el proceder establecido en las leyes, en caso de proceder.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.