MUNDO

Científicos descubren un impresionante río de estrellas que fluye por el espacio

Científicos detectaron la Corriente de Coma Gigante, un impresionante río de estrellas fluyendo a través del espacio intergaláctico en un cúmulo de galaxias a unos 300 millones de años luz de distancia, según un estudio publicado en la revista científica Astronomy & Astrophysics.

Este río de estrellas es un puente conocido como corriente estelar. Recientemente, fue nombrada como “Corriente de Coma Gigante” y tiene una longitud de 1.7 millones de años luz.

“Nuestro trabajo revela la presencia de corrientes estelares extremadamente débiles y delgadas que flotan libremente en cúmulos de galaxias”.

Esta corriente estelar es la más larga que los astrónomos jamás hayan visto. Asimismo, los autores de la investigación revelan que es el primero de su tipo visto fuera de una galaxia.

Los expertos no identificaron remanentes o núcleo de galaxias, y la estructura de la corriente aparece sin rasgos distintivos en nuestros datos.

“Interpretamos la Corriente Gigante de Coma como una enana pasiva recientemente acrecentada que perturba las mareas”, remata el estudio de científicos internacionales.

El hallazgo del río de estrellas tomó por sorpresa a los expertos, ya que en un entorno tan dinámico y gravitacionalmente complejo como un cúmulo de galaxias, no se espera que algo tan tenue como una corriente estelar dure mucho tiempo.

El hallazgo, descubierto por accidente, se puede utilizar para estudiar los cúmulos de galaxias con más detalle y la misteriosa materia oscura grumosa que contienen, según retoma la publicación Science Alert.

“Esta corriente gigante se cruzó en nuestro camino por coincidencia (…)Estábamos estudiando los halos de estrellas ubicadas alrededor de grandes galaxias”. Javier Román, astrofísico observacional de la Universidad de Groningen en los Países Bajos

Las corrientes estelares son bastante comunes en la Vía Láctea. Se cree que son restos triturados de densos cúmulos globulares de estrellas, separados por las fuerzas de marea de la galaxia, pero son difíciles de identificar.

La asociación de las estrellas no está clara de inmediato, porque las distancias a las estrellas son bastante difíciles de medir y las corrientes son bastante débiles. En el espacio intergaláctico, esa debilidad también hace que las asociaciones vagas de objetos sean difíciles de detectar.

“Las corrientes estelares son los restos de galaxias satélites enanas que son tragadas por la Vía Láctea, pero que no han sido digeridas”, según el Dr. Chang Jiang, de los Observatorios Astronómicos Nacionales de la Academia de Ciencias de China (NAOC).

Aunque son bastante grandes y parecen pacíficos, los cúmulos de galaxias son entornos gravitacionalmente caóticos, en los que los objetos masivos que contienen se empujan y tiran entre sí en todas direcciones.

Es inesperado que una corriente estelar sobreviva mucho tiempo en un entorno así, pero ese entorno da algunas pistas sobre sus orígenes, encontraron los investigadores.

Realizaron simulaciones y descubrieron que, aunque raras, tales corrientes pueden formarse en un cúmulo de galaxias, a partir de una galaxia enana separada por la gravedad de las galaxias más grandes.

En términos cósmicos, no se espera que el río de estrellas dure mucho. “Es una suerte que en este momento de la historia del universo tengamos la tecnología para captar la estructura a medida que continúa desintegrándose“, dicen los expertos.

Dado que los cúmulos de galaxias están cargados de misteriosa materia oscura, esto es de interés para los científicos que intentan descubrir de qué está hecha esa materia.

El río de estrellas de la Corriente Gigante de Coma también sugiere que se podrían encontrar estructuras similares en otros grupos. Los investigadores esperan utilizar telescopios más grandes para observar más de cerca estos enormes conglomerados y descubrir qué otros secretos podemos haber pasado por alto.

Y esperan observar más de cerca la propia Corriente Gigante de Coma. “Nos encantaría observar estrellas individuales dentro y cerca de la corriente y aprender más sobre la materia oscura”, dice el astrónomo Reynier Peletier de la Universidad de Groningen.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *