CAMBIANDO DE TEMA

Edomex se endeuda para ‘pagar obras federales’

Por Karina A. Rocha Priego

Híjole, querido lector,   por fin fue aprobado el Paquete Fiscal 2022 del Estado de México, un acto que se esperaba desde hace varias semanas y que los legisladores venían aletargando cada vez más. Sabíamos, la fracción morenista representada en el Congreso mexiquense estaba renuente a aprobar que el Ejecutivo se endeudara en este año fiscal, incluso, que se aprobaría el paquete desde el pasado 27 de enero dejando “pendiente” lo del endeudamiento para analizarlo hasta febrero.

No fue así, a unos días que venciera el plazo para aprobar dicho paquete, por fin las comisiones unidas de Planeación y Gasto Público con Finanzas Públicas avalaron por unanimidad un presupuesto de Egresos de casi 325 mil millones de pesos para este año, con una deuda de 5 mil 500 millones de pesos.

Sin embargo, ello no fue lo solicitado, sino que de los 9 mil 500 millones que se requerían, solo se aprobaron 5 mil 500 millones que serán destinados a obras federales de conectividad aeroportuaria, y obras de impacto estatal en movilidad, ampliación del transporte masivo y una ciclovía metropolitana.

Claro que este presupuesto está plagado de “candados” con el fin de que los recursos se destinen exclusivamente a los proyectos planteados y la creación de una comisión bilateral para el seguimiento de las obras.

Fueron semanas de incertidumbre y semanas de consenso entre los legisladores y autoridades del Gobierno del Estado de México, llegando a la aprobación de este paquete fiscal que considera fortalecer la recuperación económica y atender los retos en materia económica y de salud.

Lo que nos ha llamado la atención es que, de la aprobación del endeudamiento por 5 mil 500 millones de pesos para el gobierno del estado (de 9,500 solicitados en un principio), 3 mil 700 millones de pesos serán ¡para obras federales!, entre las que se encuentran el Sistema de Transporte Masivo Chalco-Santa Martha/Chalco-Tláhuac; Extensión Mexibús I “Ciudad Azteca-Ojo de Agua”; extensión de Mexibús IV “Indios Verdes-Tecámac” Terminal UMB-AIFA.

Esto es que, el Estado de México ¡se endeuda!, viéndose obligado a pagar mensualmente el crédito que adquiere por 5 mil 500 millones de pesos, pero solo 1,800 millones son para obras locales.

O sea que, 3 mil 700 millones de pesos que el Gobierno mexiquense solicitará y se obligará a pagar, serán para continuar o concluir obras federales que, bajo el punto de vista que la que esto escribe, serán para “parar el cuello” del Gobierno de la República y solo 1,800 para cubrir las necesidades de obra del Estado de México y los mexiquenses, pues serán aplicados a obras de movilidad en Valle de Bravo; la vía Fresnos para conectar Cuautitlán con Tultitlán; rehabilitación del puente vehicular Periférico Oriente en Nezahualcóyotl; mantenimiento de carril confinado del Mexibús en tramos de la línea 1 y reparación de carril en las líneas II y III; conectividad del norponiente de Naucalpan y surponiente de Atizapán; ampliación de Mexibús III en Chicoloapan y Chimalhuacán, Boulevard Zinacantepec, además de una Ciclovía Metropolitana de 14.4 kilómetros en Cuautitlán Izcalli, Naucalpan y Tlalnepantla.

Si bien es cierto que deben ser estas obras necesarias, no combaten el rezago que existe en la entidad mexiquense en lo que a obra pública se refiere.

Otro punto importante de este paquete fiscal es que, en la Ley de Ingresos para los Municipios para el ejercicio fiscal 2022, es que no se incorporarán nuevos impuestos, la actualización permanente del padrón de contribuyentes, aminorar el rezago en el cumplimiento de obligaciones fiscales, e incrementar la recaudación para el sostenimiento de los servicios públicos.

Además, se aprobó que los 125 ayuntamientos puedan adquirir créditos de acuerdo con su capacidad de pago para fortalecer la hacienda municipal, destinar a obras públicas y solventar adeudos, y que tendrán como garantía los recursos del Fondo Estatal de Fortalecimiento Municipal (Fefom).

Esto, de acuerdo con la entrega reciente de los 125 gobiernos municipales, destacando aquellos que heredaron deudas como el pago que no se ha hecho en meses a empleados de los ayuntamientos y que para poder medio resolver hoy, se ha tenido que hacer uso de recursos nuevos para “parar la bronca” pero, son recursos de recaudación que se lleva a cabo desde el 1 de enero de este 2022.

Por lo pronto ya se aprobó el paquete fiscal con algunas reducciones importantes, las cuales podrían impactar de manera significativa en el desarrollo del Estado de México y sus municipios, pero al fin y al cabo se aprobó, esperando se inicie el proceso de aplicación de recursos y acelere la economía que se encuentra literalmente estancada.

Pero no quiero dejar de comentar que, uno de los pretextos que adoptó Morena en el Congreso mexiquense y que frenó tanto tiempo el Paquete Fiscal 2022, tiene que ver con el proceso electoral de 2023 pues, a decir de los legisladores, el endeudamiento que solicitaba el Gobierno del Estado podría ser aplicado a apoyar a algunos candidatos, sobre todo al candidato a la gubernatura mexiquense que se renueva en ese año.

Pero las cosas son al revés. No nos equivocamos al comentar tantas ocasiones que los alcaldes morenistas que entregaron sus ayuntamientos en números rojos, lo hicieron, en parte, porque fueron obligados, sí, obligados a desviar recursos para apoyar las candidaturas de quienes contendieron el pasado 6 de junio.

Se dice que alcaldes morenistas como Patricia Durán, Gabriela Gamboa, Juan Rodolfo Sánchez Gómez movieron los recursos de sus ayuntamientos de tal manera que desviaron millones de pesos para que sus “colegas morenistas” ganaran la contienda, posterior a ello recuperar “la inversión”.

Pero sobre todo aquellos morenistas que buscaban la reelección fueron los que desviaron sus recursos para favorecer sus campañas, total, si ganaban, nadie se daría cuenta y recuperarían el recurso en su nueva administración, pero ¡oh sorpresa!, justo esos son los que perdieron y justo esos son los que ¡dejaron de pagarles a los empleados!

¿Y se atreven a decir que el endeudamiento que requería el Gobierno del Estado de México era para campañas electorales? ¡Qué cínicos, de verdad!…..

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.