ESPECTÁCULOS

Hazanavicius vuelve a Cannes con una comedia de zombies

El director francés Michel Hazanavicius brinda un homenaje al cine y al amateurismo con “Coupez!”, una comedia de zombies con la que ha vuelto a Cannes para inaugurar el festival de cine fuera de competición.

El filme es un remake del japonés “One cut of the dead” (2017), de Shinichirou Ueda, y sigue a un cineasta frustrado (Romain Duris) en el tortuoso rodaje de una cinta de serie B en el que se está dispuesto a todo para conseguir la mayor veracidad del elenco.

El director dentro de esa película evoca una maldición que revive a los muertos y el caos resultante pone a prueba al espectador, según reconoció este miércoles Hazanavicius en la rueda de prensa posterior a que “Coupez!” inaugurara Cannes el martes.

La primera media hora es un plano secuencia que muestra el resultado de esa grabación y el resto se retrotrae en el tiempo y explica cómo han llegado hasta allí y todo lo que hay detrás de la cámara.

“La idea era hacer un primer filme fallido hasta el punto de que la gente se dijera que es muy malo y que esperara que no todo fuera así, pero como es tan largo acabas dudando. Pido al espectador un poco de paciencia, su satisfacción estará a la altura de su capacidad para superarlo”, apuntó Hazanavicius.

Su pareja en la vida real, Bérénice Bejo, interpreta a la mujer del director, una exactriz que, al igual que el marido, se ve obligada a ponerse delante de la cámara para suplir dos bajas de última hora y sacar adelante ese proyecto pensado para ser retransmitido en directo por internet.

“Me gusta su implicación. Está totalmente loca y es excesiva, pero intenta salvar esa película. Como actriz y mujer del director, hay cosas en las que me reconozco”, apuntó la intérprete, protagonista de otros filmes de Hazanavicius, como “The artist” o “The search”, presentadas en competición en Cannes en 2011 y 2014.

Hazanavicius admite que ni está ni estaba particularmente interesado en el mundo de los zombies. “No creo que sea el argumento principal. El tema central es un equipo y un tipo superado por los acontecimientos que intentan que salga su proyecto”.

Con esos guiños constantes a todos los imprevistos de un rodaje, a todo lo que va mal y el público finalmente no ve, el cineasta vuelve a homenajear al cine y a la cinefilia. Lo hizo con su saga de espías “OSS 117”, con el cine mudo en “The artist” y con el retrato irónico que le hace a Jean-Luc Godard, estandarte de la Nouvelle Vague, en “Redoutable”.

El guión del original japonés le atrapó y no vio motivos para cambiar lo que ya funcionaba, dijo hoy: “Me planteé que al estar en Francia podría haber hecho un drama, una película que caricaturizara los filmes franceses, pero en esta hay mucha más energía, sangre, decapitaciones. Es mucho más ‘cool'”.

Los actores se dejaron llevar, especialmente en ese plano secuencia inicial de 32 minutos, que les tuvo cinco semanas de ensayos con una concentración especial tanto por parte de los intérpretes como del cuerpo técnico.

“Nos puso en un estado de alerta, y creo que eso es lo que nos gusta cuando actuamos”, apuntó Duris, que se tomó los excesos de su personaje como una especie de “venganza” hacia todos los directores “locos” con los que dijo haberse cruzado.

La regla de oro, tanto en el rodaje de la falsa película como en la original, era que “pasara lo que pasara la cámara no paraba”, señaló Finnegan Oldfield, que encarna al actor protagonista del rodaje.

“Coupez!”, en la que también actúa Simone Hazanavicius, hija del director, se llamó en un principio “Z (comme Z”), pero a principios de abril se anunció el cambio de título dada la carga simbólica que ha adquirido la letra Z tras la guerra en Ucrania.

Con la Z se distingue actualmente a los efectivos del ejército ruso que participan en la invasión ucraniana, iniciada el pasado 24 de febrero, y Hazanavicius modificó el nombre a petición de cineastas ucranianos.

El equipo protagonizó este martes la alfombra inaugural de Cannes, que se clausura el 28 de mayo y tiene en la lucha por la Palma de Oro al español Albert Serra (“Pacifiction”), al japonés Hirokazu Kore-eda (“Broker”) o a los belgas Jean-Pierre y Luc Dardenne (“Tori and Lokita”).

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.