ESPECTÁCULOS

Humberto Busto, el Caníbal del Caribe

El actor mexicano Humberto Busto entró en la cabeza de un criminal en el pódcast “Gumaro de Dios, el caníbal”, un trabajo basado en la investigación de Alejandro Almazán que narra la trágica historia de un delincuente en un mundo de pobreza, violencia y machismo, y a su vez reflexiona sobre el quehacer periodístico.

“Es una historia muy triste porque, aunque el hecho del canibalismo y el asesinato que cometió (Gumaro) de su pareja, y el devorarle ciertos órganos del cuerpo, evidentemente es un delito (…) detrás de eso existe una coyuntura de situaciones que él vivió en la infancia y que te ponen a pensar en las condiciones en las que crecen muchos de los mexicanos”, cuenta el actor.

El nombre de Gumaro de Dios trascendió en 2004 cuando se hizo pública la existencia del llamado Caníbal del Caribe. La atroz historia de un joven en sus veintes que devoró a su pareja sentimental y horrorizó a la población, creando una leyenda.

En aquel entonces el periodista Almazán decidió viajar a la cárcel en la que se encontraba recluido Gumaro para entrevistarlo e intentar entender de dónde venían las acciones tan atroces que había cometido y poder contar su historia.

Sin intenciones de justificarlo, para Humberto, hay que tomar en cuenta tres puntos fundamentales para entender el caso de Gumaro.

“Las condiciones económicas de vivir en la absoluta pobreza, la falta de discernir e identificar un caso de esquizofrenia latente desde antes de que se convierta en una tragedia como esta, y un entorno machista que lo obligó a entrar a la milicia y tener que pelear en vez de asumir su propia identidad homosexual”.

Por eso a lo largo de la historia se tejen reflexiones, tanto de ética periodística realizadas por Almazán, como sociales en general que hacen que el caso no permanezca como hecho aislado de generación espontánea.

“Con Alejandro hablaba del final de la serie, nos preguntábamos ¿cuál era la imagen final que queríamos dejar? Si el de un enjuiciamiento moral superior por esa acción tan horrenda o darle mayor dignidad y dimensión porque de esas cosas no las hubiera hecho si alguien le hubiera echado la mano”, cuenta.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.