MUNDO

La posición de Boris Johnson se complica por denuncias de islamofobia

La posición del primer ministro británico, Boris Johnson, se complica tras las denuncias de islamofobia en el Gobierno, hechas por una diputada musulmana días antes de conocerse el informe sobre el “Partygate”, el escándalo de las fiestas en la residencia oficial Downing Street durante la pandemia.

Johnson ordenó este lunes abrir una investigación para que los funcionarios del Ejecutivo puedan esclarecer el caso de la diputada conservadora Nusrat Ghani, que el domingo reveló que fue apartada del Gobierno en febrero de 2020 por, entre otras cosas, su condición de mujer musulmana.

En una visita a un hospital en Milton Keynes, a las afueras de Londres, el primer ministro declaró hoy a los medios que toma “con extrema seriedad” estas alegaciones.

“Las tomé con mucha seriedad cuando se me plantearon hace 18 meses. Estoy satisfecho de que ahora haya una investigación. No puedo decir nada más de esto”, insistió.

El jefe del Gobierno conservador pidió “esperar a ver” las conclusiones de esta pesquisa antes de hacer más declaraciones.

Ghani, diputada por la circunscripción de Wealden, en el sur de Inglaterra, expresó hoy su satisfacción por la apertura de este proceso y exigió que éste se centre en la conversación que ella tuvo con un responsable de la disciplina parlamentaria de los “tories”.

“Como le dije anoche al primer ministro, todo lo que quiero es que esto se tome en serio y que él lo investigue. Saludo su decisión de hacerlo”, tuiteó la parlamentaria, quien era secretaria de Estado de Transporte cuando fue excluida del Ejecutivo.

Al dar a conocer la investigación, una portavoz de Downing Street señaló que Johnson le había pedido en su día a Ghani que hiciera una queja formal al partido, pero que ella “no aceptó la propuesta”.

El ministro de Educación, Nadhim Zahawi, que ha salido en defensa de la parlamentaria, afirmó hoy a la cadena Sky News que es “importante” que este asunto se analice “adecuadamente”.

Ghani “ha hecho unas afirmaciones muy graves. El primer ministro habló con ella anoche y dijo que el Ministerio del Gabinete las investigará en detalle”, agregó Zahawi, que calificó de “valiente” la actitud de Ghani al denunciar este caso.

Aunque la diputada no facilitó la identidad de quien la amenazó, el responsable de la disciplina parlamentaria Mark Spencer se identificó como la persona que habló con ella.

En declaraciones a los medios, Spencer calificó de “totalmente falsas y difamatorias” las afirmaciones de Ghani.

De acuerdo con la diputada, se le transmitió el mensaje de que algunos colegas en el Gobierno se sentían “incómodos” por su condición de musulmana.

La portavoz de igualdad del Partido Laborista, Anneliese Dodds,  expresó su satisfacción por la puesta en marcha de esta  investigación y pidió también esclarecer el comportamiento del responsable de la disciplina del partido.

El caso de la supuesta islamofobia ha estallado días antes de que la funcionaria Sue Gray divulgue su informe sobre varias fiestas celebradas en Downing Street cuando el Reino Unido cumplía unas medidas restrictivas para contener la covid-19.

El “Partygate” ha provocado un revuelo en el mundo político y entre la población, hasta el punto de que varios diputados “tories” manifestaron su intención de pedir la apertura de un proceso interno para sustituir a Johnson como líder conservador y primer ministro.

Para ello, el Comité 1922, que agrupa a los diputados conservadores sin cartera, debe recibir 54 cartas de los parlamentarios expresando que le retiran la confianza a Johnson.

La semana pasada, el exministro del Brexit David Davis, uno de los parlamentarios más destacados del Partido Conservador, le pidió a Johnson, en plena sesión de la Cámara de los Comunes, que dimitiera. 

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.