CULTURA

Libros que van de la realidad a la fantasía

Este conteo se nutre de la mirada introspectiva a Alfonso Reyes, algo de fantasía y realidad con el tema de la pandemia, más tres menciones especiales antes de llegar a los 8 mejores.

Coral Aguirre – Dónde vas Alfonso Reyes – UANL

Alfonso Reyes es puesto en la mirada de Coral Aguirre a través de la correspondencia que mantuvo con Nieves Gonnet, a quien conoció cuando fue embajador de Argentina. Narrada en primera persona, esto acerca al lector a los personajes, a la narrativa íntima de ambos. ¿Y hacia dónde va Reyes? A un encuentro que tiene su salida en las palabras, que se desbordan, acaso perpetuas, con las de Nieves Gonnet.

Elena Villarreal – La migración de las estrellas – Ediciones Morgana

Hay quien busca a una mariposa azul y la encuentra, hay quien cree que un filtro de agua llegará a tantas generaciones como sea posible, hay quien cree en su propia muerte y… todo puede pasar en esta o en la otra vida, la cuestión es elevarse, son los relatos de Elena Villarreal, que incluso le guiña a la pandemia: “Diario de la contingencia sanitaria con una pizca de climaterio”, y la respuesta, sin duda, está en el aire.

Eduardo Zambrano – Cuaderno de cuarentena. 60 tankas – Oficio

Eduardo Zambrano escribió estos versos llamados tankas (una de las formas poéticas más antiguas de Japón) para asomarse y observar a través de la ventana de la poesía esta nueva realidad. Enseguida un ejemplo, porque como dice el autor “nada ha sido igual, incluyendo estos poemas”: “Encerramiento/ y nadie entra ya en casa./ La soledad/ cruel por una pandemia/ y el zumbar de un mosquito” (pág. 7).

Sandra Flores – Hitler. La encarnación del mal- Madre Editorial

Esta obra aborda la vida de Hitler desde que sembró la semilla del mal hasta consolidar su legado de terror en la Alemania nazi. Distintos pasajes conforman a una personalidad que sin duda cambió el destino de una nación y del mundo, y de quien aún se suscitan comentarios, estudios e incluso temores.

Minerva Reynosa – iremos que te pienso entre las filas y el olfato pobre de un paisaje con borrachos o ahorcados- Conarte

Este libro obtuvo el Premio Nacional de Poesía Clemencia Isaura 2020. ¿En qué lugar del mapa de la zona metropolitana de NL se encuentra el uno (yo) de hace décadas? No se entenderían estos poemas de Minerva Reynosa sin tener (y tender) una idea clara de la cartografía del pasaje a otros días, los 90 por ejemplo, en que la música popular se convertía en el himno de batalla del ciudadano de a pie, de las chicas que partían al baile para ver a Selena, a Bronco, a “aporranch”. Los rumbos y lo que implica la libertad. Quienes vivieron esa época poética saben de esos lugares: “y 12 años después por primera vez crucé la línea desde la esquina más transitada de américa latina/otra historia/ en ese entonces/1994/en el rodeo de media noche” (pág. 11). Pero en el segundo pasaje hay infelices: “aquellos infelices de la esquina/ aquellos infelices de la escuela” (pág. 17). Y es que lo que se vivió en los 80 se mezclaba con el vallenato, los cholos en “bota convers”, el muro de Berlín que caía, pero también la “teoría de la frustración” que viene en “forma más sorpresiva de violencia”. Y sí, a la distancia se piensa en cómo era ese paisaje, de felicidad extrema, de metáforas de paciencia materna, de miradas, de encuentros, y de nuevo los de la esquina: “como mirando un paisaje ahogado y pobre con ahorcados/ y no borrachos” (pág. 21). Y hacerlo como lo propone Minerva, a través de un mapa poético, conceptual, mágico, sociológico, con ataques a la psiquis, es acudir a esos pasajes en que trae su tour 80 y 90, con la realidad tan dura como evocativa: robos, los de la esquina, pandillas, la muerte de Selena, las muertas de Juárez, el feminicidio, entre palabras que no se conocían, con algo de pop para captar el ambiente, porque en los buenos tiempos todos eran tan infelices que parecía lo contrario.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.