NACIONAL

“No estamos debilitados ni cooptados por el Gobierno”: magistrado De la Mata

Spread the love

Estamos a 20 días de que se lleve a cabo la contienda electoral más grande y votada en la historia de México. Y ese panorama parece no intimidar a los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, quienes están seguros y convencidos de llevar a buen puerto las elecciones del próximo 2 de junio.

En ese sentido, el magistrado Felipe de la Mata Pizaña considera que pese a que la Sala Superior está incompleta por la falta de nombramientos del Senado, no se encuentran debilitados ni cooptados por ninguna fuerza política.

A pesar de que todavía no se ha logrado nombrar a los magistrados faltantes por parte de la Cámara de Senadores, De la Mata Pizaña asegura que el TEPJF está listo para la calificación de la elección presidencial y lo que resta del proceso electoral: “El que seamos sólo cinco los miembros de la Sala Superior, o en su caso que no estén electos por ahora la totalidad de los magistrados regionales, hace que estemos incompletos, pero debilitados, no”, destacó.

“El Tribunal Electoral no está debilitado en tanto que hemos demostrado con nuestras sentencias que no estamos cooptados ni por el gobierno ni por ningún grupo de oposición, somos un tribunal independiente y autónomo y a las pruebas me remito”, afirmó.

Por otra parte, también reconoció que actualmente el crimen organizado es un actor presente en el proceso electoral que también se ha visto reflejado por la violencia contra candidatos.

“No había que ser demasiado listo en enero cuando hablé del tema para darnos cuenta que efectivamente el crimen organizado iba a ser un actor que iba a presentarse a lo largo de las campañas. No sé si las afecta porque no me puedo, ni quiero manifestar porque de otra manera estaría violando algunas normas contenidas en la ley orgánica”, puntualizó el magistrado.

Esta situación de violencia plantea la necesidad de una reforma electoral de carácter urgente, pues el sistema actual fue pensado con paradigmas de los años 90 que no responde a la situación actual.

“Lo más importante que quiero hacer es recordarle a los chavos que están ejerciendo sus derechos políticos electorales, que había un México en el cual había una sola voz, una voz poderosísima y era la voz del presidente de la República, y el presidente de la República mandaba en los tres Poderes de la Unión y mandaba también en las autoridades electorales”, destacó el magistrado De la Mata Pizaña.

Sin embargo, lamentó que los jóvenes siguen siendo uno de los sectores que menos participa en las jornadas electorales, además de que desconocen la propia historia de logros democráticos, por lo que hace un llamado a que salgan a votar el próximo domingo 2 de junio.

“No es justo para la historia del país, es traicionar la historia de muchas generaciones que buscaron un México más democrático y, sobre todo, los jóvenes al hacer eso, al no salir a votar, están también traicionando su destino y su futuro, porque evidentemente ellos son los que tendrían que estar más preocupados por el México de-
mocrático y el México institucional”, advirtió.

“No se dan cuenta que para llegar a eso que ellos están viviendo, tuvieron que pasar al menos 70 años donde sólo un partido ganaba todo, ni siquiera lo imaginan, ganaba todo: los ayuntamientos, los diputados, todos los senadores. Hasta 1988 nunca se había electo un senador de oposición”, explicó.

Al profundizar en el tema, De la Mata Pizaña describió el presidencialismo en México como “una enfermedad cultural” entre los mexicanos, que crea la necesidad de tener a un hombre que les mande.

“La tentación de regresiones antidemocráticas siempre estarán como una posibilidad latente”, refirió.

Por otra parte, también alertó que la ciudadanía tiene que estar muy atenta a lo que ocurre, porque no puede permitir regresiones democráticas, pues no es algo que deba darse por ya conseguido, sino que debe cuidarse todos los días.

Este concepto no sólo se limita a las elecciones, sino que democracia también significa respeto al Estado de derecho y a los derechos humanos de las mayorías hacia las minorías, destacó.

“La aspiración de un país democrático, pues todavía es una aspiración que se está consiguiendo que se está alcanzando, pero que todavía no es definitiva”, finalizó.


Spread the love

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *