CAMBIANDO DE TEMA

Proceso electoral 2023 en edomex, aún en vilo

Por Karina A. Rocha Priego

La carrera por la sucesión gubernamental en el Estado de México sigue su rumbo. Aquí no hay de que no son los tiempos y que no se pueden adelantar. Esta sigue, porque es un hecho que la situación política ha cambiado y nadie debe quedarse atrás.

Si bien es cierto que a los morenistas el propio secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández les puso “un estatequieto” a quienes aspiran anticipadamente a un cargo de elección popular, la Joya de la Corona, o sea, el Estado de México, no debe descuidarse.

Sin embargo, tengo que insistir en que, mientras no se “limen asperezas” con el PRI Nacional, o sea, con Alejandro Moreno, no va a ser fácil para el revolucionario institucional sacar a un buen candidato.

Seamos honestos, el Estado de México goza de una clase política muy importante pero, más aún, goza de un padrón electoral que muchos quisieran tener. Hablar de más de 12 millones de electores es fácil, tenerlos es lo complicado cuando, solo uniendo el padrón de cinco Estados, ¡cinco! Estados de la República se puede lograr, ¿y no se aprovecha?

Pero, primero lo primero. El Comité Ejecutivo Nacional del PRI, no debe seguir en manos de un esbirro del Gobierno Federal como lo es Alejandro Moreno. Éste, prefiere “salvar el pellejo” que salvar a su Partido y a su militancia. El que tenga “la cola larga” ha dado oportunidad para que la federación “lo tenga contra las cuerdas” obligándolo a actuar en contra del propio PRI, para dar entrada a morenistas que, aún sin posibilidades políticas propias, pueden seguir ganando espacios políticos.

De nadie es desconocido que Alejandro Moreno se ha aliado, además, con Rubén Moreira, quienes literalmente tienen “secuestrado” al Revolucionario Institucional, y ambos actúan sin autonomía, están dirigidos como “marionetas” para operar contra el PRI.

¡Qué padre! Alejandro Moreno, a la fecha, sigue sin solventar más de 3 mil 852 millones de pesos de su administración como Gobernador de Campeche, sabe que “lo tienen contra la pared” por esa situación y es cuando prefiere “venderse” al Gobierno Federal en un afán de “olvidar” el millonario desfalco.

Rubén Moreira, está en las mismas circunstancias. Se sabe que éste fue acusado y está siendo todavía investigado por sus supuestos nexos con Alonso Ancira a quien, entre otros tratos económicos, supuestamente le pagaba hasta sus viáticos. Ancira Elizondo, que fue acusado de realizar operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Alfredo del Mazo

Es más, recordemos que Alonso Ancira, ex dueño de Altos Hornos de México (AHMSA) fue acusado de lavado de dinero, cohecho y defraudación fiscal, de acuerdo con una denuncia presentada por la Fiscalía General de la República (FGR) en marzo del 2020.

Al empresario se le acusaba de haber causado daños patrimoniales a Petróleos Mexicanos (Pemex), durante la administración de Emilio Lozoya y que Ancira, presuntamente sobornó al ex director de Pemex, Emilio Lozoya, con 3.5 millones de dólares.

De ese tamaño son quienes pretenden seguir controlando al PRI y, claro, con tal de evitar ir a la cárcel, es que prefieren “vender a su partido al mejor postor” cuando la solución es llevar a cabo con carácter de urgente, una asamblea para renovación de la Dirigencia Nacional del tricolor, y aprovechar, ahora sí, esa clase política priista mexiquense (a la que tienen en el abandono) de la que hemos estado hablando. En la entidad mexiquense, hay verdaderos políticos que pueden levantar la mano a favor de renovar su dirigencia y que se actúe con transparencia.

Mientras eso no suceda, los conflictos entre gobernadores priistas y Alejandro Moreno seguirán creciendo. Insisto, el miedo que tiene este sujeto de ir a la cárcel, le ha hecho desconocer a su militancia la cual lucha por seguir manteniendo vivo a su partido.

Bien dicen que “no hay político muerto, hasta que se muere”, entonces, ¿por qué no hacer uso de ellos?. Hoy, se sigue insistiendo en las diferencias que existen entre el Gobernador Alfredo del Mazo Maza y el líder nacional del PRI, y mientras no haya “acuerdos” entre ellos, ¿de dónde o cómo sacarán a un buen candidato para la gubernatura mexiquense?

Lo peor de todo es que Del Mazo Maza se apoya en su dirigente estatal, Alejandra del Moral, pero ésta, le “rinde pleitesía” a Alejandro Moreno, no al Gobernador del Estado,  pese que en algún momento cruzaron caminos entre Banobras y Bansefi, pero eso no garantiza lealtad, y si a ello le sumamos que Alejandra del Moral “es protegida” de Luis Videgaray Caso, ex Secretario de Hacienda y Crédito Público y Ex Secretario de Relaciones Exteriores y quien tiene a México sumido en ¡la miseria!, pues peor aún para los priistas mexiquenses.)

El Estado de México ¡no es una broma! En cuestión de números, pretenden desaprovechar un padrón electoral de más de 12 millones de electores. Pretenden hacer de lado que es un Estado con más de 17 millones de habitantes, por ende, es y seguirá siendo el más importante de la República Mexicana, y no falta el que quiera “gobernarlo” así tenga que “comprar la elección” venidera para algunos “es opción” pero, ¿así nada más, sin luchar?

El Estado de México debe quedar en “las mejores manos”, no venderlo al mejor postor, si bien es cierto que el PRI se ha ganado el descrédito por el abuso que han cometido sus políticos contra el que menos tiene, también hay que decir que no es el único partido con servidores públicos corruptos; mucho menos cuando hay institutos políticos conformados por “las sobras de otros”, al grado de ganarse el mote de “políticos chapulines” que son aquellos que brincan de un partido a otro.

No podemos engañarnos, aquí no hay varitas mágicas, por lo que se requieren consensos, acuerdos, no dejar fuera de las mesas a gente con experiencia, tomarlos entonces en cuenta. Por qué no pedir opinión a quienes ya pasaron por esto, si como gobernadores tuvieron la oportunidad de encabezar por lo menos un proceso electoral más, después del suyo, hoy fuera de la administración pública, pueden seguir trabajando a favor del Estado.

Arturo Montiel

Reconozcamos que, con dimes y diretes, con acusaciones y sin ellas (no habrá político que salga verdaderamente limpio de una administración) hay gente con experiencia, por lo que habría que tomar en cuenta a políticos como Arturo Montiel, César Camacho, Emilio Chuayffet, Humberto Lira Mora, por su puesto Alfredo del Mazo Maza como primer priista del Estado de México.

Hay mucha tela de donde cortar. Ahora bien, si no quieren sufrirle mucho, pues entonces ya se habla de una nueva alianza para la gubernatura del Estado de México.

No se puede negar que fue exitosa la alianza que conformaron el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en las pasadas elecciones de 2021, y de pensarla para el 2023 podría tener el mismo efecto positivo.

Hace unos días se dio a conocer que en estos momentos el PAN cuenta con el 22.7% de preferencias ciudadanas, mientras que el PRI tiene el 21.3% de la votación. En tanto MORENA, alcanza el 33.4% de los sufragios y, en una alianza, PAN-PRI lograrían más del 40% de la votación.

En estos momentos, sin embargo, Morena solo contaría con el apoyo del Partido del Trabajo, logrando tan solo el 33% de la votación.

Volvemos a lo mismo, habría que analizarse y tomar la mejor decisión, por el bien del Estado de México y los mexiquenses……

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.