CAMBIANDO DE TEMA

Protegerán a delincuentes y ¿descuidarán a las víctimas?

Por Karina A. Rocha Priego

¡Excelentes noticias para todas las víctimas de la delincuencia organizada en México!, el presidente Andrés Manuel López Obrador está empecinado en proteger y cuidar a violadores, secuestradores, feminicidas, narcotraficantes, rateros de esquina, asesinos en serie, fayuqueros, traficantes de órganos, asesinos de periodistas, incluso delincuentes de cuello blanco que, dicho sea de paso, abundan en esta administración; asesinos de niños, voladores de niños porque, dice, también son seres humanos y nosotros nos preguntamos ¿y las víctimas de todos esos delincuentes, no lo eran?

Todos esos criminales, merecen estar en la cárcel. Usted no se ha preguntado ¿cuántas víctimas ha dejado el narcotráfico en México? Adolescentes y jóvenes que, por sobredosis pierden la vida; que por sobredosis, se matan en un automóvil o asesinan a toda una familia, por manejar en estado inconveniente, esos, ¿merecen ser protegidos? No es la “ley del talión”, como lo manejó el presidente de México, es justicia para todas aquellas familias afectadas.

Y qué decir de los asesinos de niños, de bebes. Traficantes de órganos que secuestran a jovencitas para sodomizarlas, violarlas, y luego asesinarlas para extraer sus órganos y venderlos en el mercado negro. Esos, ¿merecen ser protegidos?

Durante los últimos treinta meses de la presente administración, se acumularon 72,892 expedientes, mismos que no han sido resuelto y, peor aún, estos son los que se reportan pero ¿y los que no? Cuántos cadáveres no se encuentran enterrados en fosas clandestinas, cadáveres de “seres humanos” que no fueron nunca reclamados porque tal vez pertenezcan a una misma familia, acribillada por la delincuencia organizada. ¿Esos no eran seres humanos?

Se dice que esos 72,892 expedientes (contabilizados hasta mayo del 2021) corresponden a homicidios dolosos, que dejaron a su paso 86 mil 370 víctimas; sin embargo, hasta febrero de este 2022, se han registrado ya, más de 110 mil homicidios dolosos y más de 3,100 feminicidios; y todos esos crímenes merecen justicia, merecen para las familias afectadas, que los tres niveles de Gobierno trabajen en ello y cada homicida, cada violador, cada narcotraficante, termine en la cárcel; si es una verdadera pena que en México no se permita la pena de muerte para todos estos criminales.

Es increíble cómo, los morenistas, aprueban y legalizan el aborto en México; aprueban el asesinato vil de nonatos, pero no permiten la pena de muerte contra todos aquellos delincuentes que ensombrecen a miles de familias en este país, pero esos, para el presidente, “merecen protección”.

Nos preguntamos también ¿cuándo protegieron con tanto ahínco a las jovencitas que han sido ultrajadas y asesinadas? ¿Cuándo han protegido a las víctimas del narcotráfico que mueren por sobre dosis o asesinadas?

Queda más que claro que la violencia en México se ha recrudecido, y pese a que al Jefe del Ejecutivo Federal “le dan otros datos”, la realidad es otra. Queda claro que la supuesta política de apoyo social y atención a las causas que originan la violencia en el país, llevada a cabo durante esta administración, no han sido suficiente aún para abatir los altos niveles de criminalidad.

Esta política, lejos de ayudar, está generando ociosidad y delincuencia. El hecho de “mantener a los zánganos” -con el dinero de los impuestos de los mexicanos- lo que ha provocado es una desbandada de primo delincuentes que, por no tener ¡nada qué hacer!, salen a las calles a desquiciar a la población.

Ahora, he de insistir, ¿qué se les va a decir a los familiares de las víctimas? ¿perdone usted, pero el asesino, violador, secuestrador de su hija, también es un ser humano y hay que protegerlo?

¡Felicidades! sin lugar a duda, ¡eso es Morena, esa es la 4T!

NO LOS QUISIERON AYUDAR

Hablando de otra cosa, ¿recuerdan los hechos que se suscitaron hace apenas unos días en el municipio de Sultepec? Pues les comento que el asunto va más allá de un ataque contra la Fiscalía regional del sur del Estado de México, perpetrado por un grupo de sicarios desplegados en aquella región.

De ese ataque, surgieron diversos audios en los que los elementos agredidos solicitaban desesperadamente auxilio porque estaban siendo atacados.

Cabe comentar que los agentes de seguridad de la entidad se resguardaron ante el asedio de la Familia Michoacana -dicen- según se difundió a través de un video, donde se pudo ver la desesperación por los heridos y la balacera incesante.

El ataque, fue resultado de los operativos de investigación que iniciaron policías estatales y elementos de la FGJEM, desencadenando la violenta respuesta del grupo criminal con decenas de sicarios.

Pero lo que más llama la atención hoy de ese ataque, suscitado el pasado 5 de mayo, es que, mientras los elementos pedían auxilio a gritos para que de su central les enviaran refuerzos para apoyarlos, acá, Sergio Chávez, que funge como Subsecretario de la SSC o, como se conocía anteriormente, Director Operativo, al parecer dio la orden precisa de ¡no acudir a dicho auxilio!

Según algunos elementos, “el jefe” ordenó que nadie se moviera de sus lugares, sabía que definitivamente no podían cruzar el cerco que armaron los sicarios precisamente para emboscarlos, y prefirieron “sacrificar” a los elementos que intentaban proteger su propia vida.

Esa orden, además, debió provenir del “jefe supremo”, Rodrigo Martínez Celis-Wogau, Secretario de Seguridad Ciudadana del Estado de México quien, como muchos otros mandos, prefieren “hacerse de la vista gorda”, antes de hacer su trabajo y salvaguardar la vida de ciudadanos y elementos.

Pero, al parecer, Martínez Celis-Wogau es el directo responsable de aquellos hechos violentos pues, al otro día del zafarrancho, que dejó a algunos policías heridos, aparecieron diversas mantas amenazando al secretario y exigiendo no enviar más elementos corruptos a la región.

Pero según se dice, los elementos que ya tienen su base en el sur del Estado, de alguna manera están familiarizados con la gente de la región y hasta con los delincuentes que operan en la zona y mantienen en zozobra a los habitantes, pero los que llegan, los nuevos, los que tienen un cambio de adscripción, los que provienen del Valle de México, son los que llegan a causar problemas y retar a las células criminales, provocando hechos violentos, mismos que se han vuelto costumbre en el Sur del Estado de México.

Afortunadamente no hubo muertos -bueno, eso es lo que se dice-, sin embargo, se decidió blindar la zona con el apoyo de 300 elementos del Ejército Mexicano, para evitar un nuevo ataque a la fiscalía regional, destacando que éste último, sería el cuarto ataque perpetrado en su contra con pocos meses de diferencia.

El problema, además, es que -dicen-, la falta de experiencia policiaca de Sergio Chávez García es que lo ha hecho cometer errores que han puesto en riesgo la vida de sus elementos, además de la falta de armas, chalecos antibalas, uniformes y ¡hasta viáticos!,. porque, como siempre su cede con los policías, los obligan a pagar de su bolsa hasta la gasolina de las unidades que están bajo su cargo.

Lamentable, pero cierto. Mucho se espera y mucho se les exige a los uniformados, pero sus propios jefes les niegan el equipo y adiestramiento necesario, peor aún, les niegan refuerzos cuando están bajo ataque porque, definitivamente, saben que van a perder, y prefieren sacrificar “a unos cuantos”. ¡Qué pena, pero así es!…

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.