DEPORTES

Recibe el Salón de la Fama a su 10ma. generación

El Salón de la Fama de Pachuca reunió a estrellas nacionales e internacionales para celebrar su décima investidura después de dos años en los que no se pudo celebrar la ceremonia debido a la pandemia del COVID19.

La gala celebrada en el Auditorio Gota de Plata de Pachuca se presentaron figuras de renombre internacional, pues en la gala se reconoció a leyendas como Ronaldinho, Roberto Carlos, Fabio Cannavaro, Raúl, Oswaldo Sánchez, Pablo Larios, Maribel Domínguez y Pia Sundhage.

El primero de la noche en ser reconocido fue el tres veces mundialista mexicano Jesús del Muro, quien fue presentado por el técnico Ignacio Ambriz.

La gala continuó con la leyenda de Toluca, Vicente Pereda, mejor conocido como el ´Diablo Mayor´, quien nació, creció y se convirtió en Toluca para que al final de su trayectoria fuera considerado como una de las grandes figuras de los Diablos Rojos.

Pereda presentado por el máximo goleador histórico de Toluca, José Saturnino Cardozo. “Fuimos parte de esa rica historia y seguimos el camino que nos dejó esa historia´, dijo el paraguayo.

Del mismo modo, se hizo un homenaje a Didí, el brasileño que fue figura con la Selección de Brasil y con la cual logró dos Copas del Mundo, fue reconocido como el mejor de la Copa del Mundo de 1958 y en su trayectoria como jugador militó con los Tiburones Rojos del Veracruz.

La gala continuó con la inclusión de tres leyendas europeas, el defensa italiano Fabio Cannavaro, el español Raúl González y el brasileño Roberto Carlos. Ninguno de los tres estuvo presente en México para recibir su reconocimiento y tradicional saco negro.

El futbol femenil vivió su momento con el ingreso de la sueca Pia Sundhage, quien a lo largo de su trayectoria ha ganado como entrenadora tres medallas olímpicas, dos de ellas con Estados Unidos en Beijing y Londres, además del subcampeonato del mundo en 2011.

Maribel Domínguez fue la segunda representante femenil en ingresar y fue presentada por Leo Cuéllar, quien la dirigió durante muchos años en la Selección de México.

Con la presencia musical de Mijares fue como la gala del Salón de la Fama fue avanzando. Roberto Ruiz Esparza fue el encargado de presentar a Pablo Larios, quien falleció en el 2019 y a la ceremonia nadie de su familia se hizo presente.

Uno de los momentos más emotivos se dio con la inducción de Antonio Carlos Santos, quien con voz entrecortada dijo. “Agradezco a Dios, porque me dio el don de jugar al futbol y al futbol porque sin él no estaría acá, no tendría nada, ni estaría acá y por él tengo todo. Agradezco al Club América, porque juntos hicimos hazañas. Agradecer a los aficionados americanistas y no americanistas, porque al salir a la calle me respetan y muestran cariño. Si hay una reencarnación quiero volver a ser futbolista de nuevo”.

Por su parte, Oswaldo Sánchez, agradeció por su ingreso y especialmente por lograr los objetivos que se forjó mientras jugaba con una portería improvisada y con dos piedras como postes.

El momento cumbre de la noche fue la presentación de Ronaldinho, y el que estuvo encargado de su presentación fue Rafael Márquez, con el que compartió glorias en Barcelona y también lo enfrentó como rival en Francia y la Selección de México.

El auditorio se puso de pie ante la investidura de Ronaldinho, quien estuvo al borde del llanto y recordó que de no haber sido por las leyendas del pasado y los jugadores que observó crecer no hubiera podido alcanzar el éxito.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.