JUSTICIA

Rescatan de ser linchados a tres asaltantes

Tres sujetos que se dedicaban a asaltar en calles del Centro Histórico de este municipio mexiquense, con el truco  del «Pañuelo» , fueron detenidos a golpes por un grupo de ciudadanos que los reconoció por sus fechorías y estuvieron a punto de ser linchados.

Esta tarde, un grupo de ciudadanos caminaban cerca de la calle Hidalgo y calle Matamoros, cuando los vieron pasar y los reconocieron, ya que días atrás habían sido asaltados , cerca de la panadería El Globo, en calle San Sebastián.

Las víctimas siguieron a estos tres sujetos hasta la esquina de Reforma y Vicente Guerrero, a una cuadra de la presidencia municipal, en dónde se atrevieron a enfrentarlos.

De pronto, más ciudadanos se unieron a los quejosos y comenzaron a reconocerlos y asegurando ser también víctimas de ellos.

Además, hay personas que aseguran que en esta banda de asaltantes también suele participar una mujer, quien en ese momento no iba con ellos.

Los ciudadanos informan que estos ladrones utilizan el llamado método del » Pañuelo» para cometer sus fechorías.

Ya molestos los ciudadanos al ver que los ladrones negaban todo comenzaron a golpearlos y a querer lincharlos, pero elementos de la policía municipal se presentaron al lugar y lograron llevárselos detenidos al Ministerio Público.

Por lo que piden que si alguien más los reconoce y ha sido víctima de ellos, pues acudan a denunciarlos, para que “No los liberen de nuevo y sigan cometiendo robos”.

Existen dos maneras de robar a través de esta manera:

1.- El truco del pañuelo consiste en tirar pañuelo con supuesto fajo de billetes enfrente de la víctima, donde mediante engaños les cambian el dinero falso por el dinero que trae la persona consigo.

Colocan algún billete verdadero por encima de montón de papeles . El criminal le cambia el «dinero» por el otro efectivo que lleva consigo la personas a la que van a robarle.

2.- la otra manera es que abordan a la víctima, diciendo que están regalando “bendiciones” y “aceites” de la virgen de Guadalupe.

Cuando la persona afectada acepta, los defraudadores insisten en bendecir también su dinero.

Para ello, toman el efectivo de la víctima, lo envuelven en un pañuelo y le dicen que debe mantenerlo cerca de su pecho hasta el día siguiente, sin abrir el envoltorio.

Luego los ladrones se van del lugar de manera apresurada y posteriormente la víctima se percata de que el pañuelo no contiene su dinero.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.