CULTURA

Retoman bordado de trajes de huehues en Puebla

Los bordadores de trajes tradicionales para el carnaval de Huejotzingo en Puebla se vieron afectados en sus ventas hasta 50 por ciento, ya que esta celebración se suspendió por dos años consecutivos ante la pandemia generada por covid-19.

el bordador Andrés Díaz San Martín, quien cuenta con experiencia de 30 años en el diseño de trajes de los danzantes, reveló que durante estos dos años realizó otras actividades para sobrevivir a la crisis, ya que en dicho tiempo solo recibió 15 pedidos en comparación con otras ediciones.

“Disminuyó 50 por ciento porque no hubo carnaval, no me encargaron. Me dediqué a esto, no dejé de trabajar y hacer los bordados, pero tuve que hacer otras cosas para no quedarme sin dinero ya que soy jefe de familia, el carnaval se suspendió pero no los gastos, tuvimos que buscar nuevas opciones de trabajo”, aseguró el bordador.

No obstante, con el retorno del carnaval este fin de semana, el artesano recibió diez piezas para bordar y el siguiente año toda una familia de Huejotzingo ya encargó diseños exclusivos que lucirán en 2023.

La elaboración de un diseño sobre una capas, gazné, talines, chaquetón o penacho tiene una duración de entre 15 a 20 días, según el diseño y colores. Las figuras más representativas en los trajes son los aztecas, olmecas y pirámides, sin embargo, a lo largo de los años se han modificado a los dragones, tigres, leones o fusiones de culturas.

Los trajes que se ubican en este municipio son de zacapoaxtla, turcos, zapadores, indio serrano, zuavo, de los negritos o conmemorativos al Casamiento Huejotzinca, con la finalidad de transmitir las costumbres a sus hijos.

Estos trajes muestran hechos históricos en el carnaval, entre ellos, la batalla del 5 de Mayo de 1862, el Primer Casamiento católico entre Originarios y el Rapto de la Hija del Corregidor por el Bandolero Agustín Lorenzo.

Los costos de diseño con hilo de seda, algodón, chaquira y chaquiron van desde los 15 mil y hasta los 20 mil pesos, según el tamaño del diseño. Se basa en dos etapas, el boceto de los dibujos, después se plasma la tela y se hacen algunos relieves para dar textura.

Karen Linares, joven aprendiz, comentó que el bordado es uno de los elementos más importantes en los trajes de los danzantes de Huejotzingo. El bordado se desarrolla sobre un lienzo cuadrado de satín o razo de novia y recibe el nombre de gazne.

Con la ayuda de hilos de seda, indicó que se plasman sobre la tela imágenes alusivas a épocas previas y durante a la invasión española, en especial, símbolos de la cultura mexica como lo son los guerreros jaguar y águila. Estos personifican a las fuerzas de la naturaleza, así como a los dioses Quetzalcóatl y Tezcatlipoca, además de las deides femeninas Mayahuel y Chimalma.

En entrevista, la joven artesana indicó que una de las historias con más presencia en el imaginario colectivo de la comunidad es la leyenda del Popocatépetl e Iztaccíhuatl, los eternos enamorados, guardianes de la Sierra Nevada. Por otro lado, la Virgen de Guadalupe también se ha hecho presente en los cotones del indio serrano, uno de los personajes que hace alusión a las tropas mexicanas que combatieron en la batalla del 5 de Mayo.

Por otra parte, los adultos mayores del Huejotzingo recuerdan que en un inicio esta prenda solo llevaba encajes o algún listón de color; sin embargo, poco a poco las mujeres empezaron a bordar flores a mano para darle una apariencia distinta.

Los trabajos que se elaboraban no estaban a la venta, pues su uso era personal. Conforme el número de participantes aumentó y ante la llegada de las máquinas de coser familiar, se realizó una mayor cantidad de gaznes con bordados de mayor tamaño. De esta forma surgieron los primeros artesanos que por generaciones se han encargado de confeccionar verdaderas obras de arte.

Cabe señalar que en las últimas décadas muchas personas han retomado esta labor en sus manos, pasando de las máquinas de pedal, a bordadoras industriales para hacer frente a la alta demanda que se ha generado en los últimos años.

En la actualidad, esta manifestación cultural no sólo se lleva a cabo en Huejotzingo sino también en comunidades y estados aledaños; incluso, como ha sucedido con otras tradiciones, ha migrado y se realiza en ciudades de Estados Unidos.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.