CAMBIANDO DE TEMA

Suspensión de Sandra Cuevas en la Cuauhtémoc, revancha ¿política o personal?

Sandra Cuevas

Por Karina A. Rocha Priego

¿A quién le dolió tanto el triunfo de Sandra Cuevas como alcaldesa de la Cuauhtémoc, en la Ciudad de México? A cinco meses de su gestión, “la mafia del poder” (sic) logró su objetivo, sembrar delitos y dudas contra quien ganó el cargo a través de la alianza PRI-PAN-PRD, y bien ganado. Los habitantes de lo que alguna vez fue la delegación Cuauhtémoc, depositaron su confianza en quien les ofrecía un cambio; sin embargo, poco ha durado el gusto.

Sandra Cuevas, hoy es acusada de tres delitos, por lo que se encuentra “suspendida” de su cargo, el cual incluso podría perder mientras enfrenta denuncias por agresión y robo, delitos que, así como se comenta, no podría cometer un servidor público en funciones.

Desde luego que esto parece una “revancha” en su contra o, tal vez, una “venganza personal” por haber ganado la alcaldía Cuauhtémoc dejando fuera a la morenista Dolores Padierna quien, por cierto, dicen es “dueña de todos los inmuebles abandonados” de esa alcaldía, precisamente, y haberla dejado fuera del juego fue un golpe bajo para Morena.

Claro que Cuevas Nieves denuncia ser víctima de una persecución a través de la Fiscalía General de Justicia (FGJ) en su contra, una operación que, al parecer, está siendo orquestada directamente por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, que podría llevarla a su destitución, por ser “piedrita en el zapato” de la mandataria capitalina, dolida definitivamente por haber perdido dicha alcaldía.

Se sabe que Sandra Cuevas buscó en primer lugar la candidatura por Morena, sin embargo, “la mafia del poder” decidió que esa sería para Dolores Padierna, por lo que Cuevas Nieves fue la abanderada de la alianza PAN-PRI-PRD, por la inercia que llevaba consigo como aspirante, lo cual le dio el triunfo en las elecciones de junio de 2021.

Desde entonces, Sandra Cuevas no ha visto “calma” como alcaldesa, pues han vigilado cada uno de sus movimientos, y hoy, de acuerdo con la Fiscalía capitalina, que por supuesto cumple “órdenes de arriba”, por lo que supuestamente mandos de la Policía Auxiliar fueron citados en la alcaldía para hablar sobre coordinación.

Dicha reunión se dio, luego de que personal de la alcaldía se confrontara con la Subsecretaría de Programas de Alcaldías y Reordenamiento de la Vía Pública -que forma parte del Gobierno de la ciudad- por la asignación de espacios para comerciantes en el Centro Histórico en Correo Mayor y Circunvalación, el 11 de febrero.

De ahí que surgió un desacuerdo entre el gobierno de la Ciudad y el Gobierno municipal de la Cuauhtémoc, cuando Sandra Cuevas reclama a la administración de Claudia Sheinbaum “invadir atribuciones de la alcaldía como el regular el comercio en vía pública y usar a la policía para intimidar a los trabajadores de la Cuauhtémoc”, lo que llevó a que la subsecretaria Dunia Ludlow acusara a la alcaldesa de cobrar cuotas y extorsionar a los comerciantes, pese a que el Centro Histórico es responsabilidad del Gobierno central.

Claudia Sheinbaum

Sabemos que la “fabricación de delitos” es “especialidad” de aquellos gobiernos que se sienten “amenazados” y hacen uso del poder central para apartar, apagar, desaparecer a aquellos que representan un riesgo político o, simplemente por representar a quien “les humilló” como lo hizo Cuevas Nieves superando en votos a Dolores Padierna quien, además, dicen que todavía no supera esa pérdida.

Sí, queridos lectores, ese es el delito que cometió Sandra Cuevas, y desgraciadamente, el poder del Gobierno Central (CdMx) ha influido en todas las instancias, incluyendo el Poder Judicial, que se ha prestado a girar una orden de suspensión contra la alcaldesa de la Cuauhtémoc sabiendo que, al final, será retirarla del cargo para que “su sustituto” sea un emanado de Morena y cumpla con “los ordenamientos” de la jefa de Gobierno.

La pregunta será: ¿y los votantes? Porque el cargo que sostiene -todavía- Sandra Cuevas, le fue dado por el pueblo, por el electorado que salió a votar en junio del año pasado a favor de la aliancista que, como ya comentamos, primero pensó en Morena para ser la abanderada, pero “la cúpula del poder” o, mejor dicho, Dolores Padierna y seguidores y allegados, no permitieron dicha designación, de ahí que la alcaldesa buscara el apoyo de la alianza, y ganó.

Definitivamente, no podremos saber si Sandra Cuevas, de haber sido abanderada de Morena, hubiera tenido los mismos resultados de triunfo, lo que sí es un hecho es que, precisamente por haber superado en votos a la abanderada morenista es que, quienes orquestan esta destitución, han tenido cinco largos meses para poder “armar el circo” contra la alcaldesa de la Cuauhtémoc.

Es muy probable, querido lector, que a Sandra Cuevas no le permitan regresar a su cargo, que se falle definitivamente en su contra, importándoles poco el voto ciudadano que le dio el cargo hace nueve meses durante el proceso electoral, pero eso será prueba fehaciente, sin lugar a dudas, de la corrupción y autoritarismo que prevalece en el Gobierno de la Ciudad de México, prendiendo focos rojos a las demás alcaldías opositoras a Morena, pues lo mismo les podría suceder……

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.