MUNDO NOTIMOMENTO

Alemania podría paralizar gasoducto si Rusia ataca a Ucrania

Alemania podría evaluar la paralización del gasoducto Nord Stream 2 si Rusia ataca a Ucrania, dijo el canciller Olaf Scholz, mientras aumenta la presión sobre su gobierno para que adopte una postura más agresiva frente al Kremlin.

Scholz se reunió en Berlín con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, para discutir los nuevos pasos después de que las conversaciones entre Rusia y los estados occidentales por el despliegue de tropas por parte del Kremlin a lo largo de la frontera ucraniana finalizaron sin avances la semana pasada.

El canciller germano había dicho con anterioridad que está abierto a la aprobación de sanciones en caso de un ataque ruso, con todas las opciones sobre la mesa, lo que incluiría el gasoducto Nord Stream 2, que se extiende entre Rusia y Alemania y fue construido para llevar más gas ruso a Europa Occidental.

Algunos observadores dicen que está enviando señales encontradas al calificar el gasoducto -que ya ha sido construido pero no está aprobado aún para su operación- como un proyecto comercial privado que no debería ser objeto de sanciones.

Su Partido Socialdemócrata, el socio principal de una coalición de gobierno a tres bandas, ha tenido una mayor cercanía histórica a Rusia que otras formaciones alemanas, y Berlín está bajo presión para hallar una forma de cubrir su brecha energética a medida que deja atrás la producción de energía con carbón y centrales nucleares para adoptar tecnologías más verdes.

Quienes se oponen al Nord Stream 2 -entre ellos Ucrania y Estados Unidos- argumentan que haría a Europa demasiado dependiente de Rusia para su suministro energético.

En respuesta a una pregunta sobre el gasoducto, Scholz dijo a los medios que “está claro que habrá un alto precio que pagar y que todo tendrá que ser discutido en caso de que haya una intervención militar en Ucrania”.

El futuro del proyecto podría estar finalmente fuera de las manos de Alemania, ya que está sujeto a la aprobación de los reguladores de la Unión Europea. El jefe de política exterior del bloque, Josep Borrell, dijo la semana pasada que la aprobación está ligada a cualquier conflicto potencial con Moscú sobre Ucrania.

Stoltenberg dijo que invitó a los aliados de la OTAN y a Moscú a una serie de reuniones en el Consejo OTAN-Rusia para discutir formas de mejorar la situación de seguridad, después de que la semana pasada se celebró una primera ronda infructuosa de conversaciones en Bruselas.

“Los aliados de la OTAN están preparados para discutir propuestas concretas sobre cómo reducir los riesgos y mejorar la transparencia en lo referente a las actividades militares y cómo reducir las amenazas a nivel espacial y ciber”, indicó en una rueda de prensa conjunta con Scholz.

“También estamos preparados para reanudar el intercambio de información sobre ejercicios y nuestras respectivas políticas nucleares”.

Rusia niega tener planes para atacar Ucrania, pero Moscú afirma que podría optar por una acción militar no específica si no se cumplen sus exigencias, entre las que destaca una promesa de la OTAN de jamás admitir a Kiev.

La ministra alemana de Relaciones Exteriores, Annalena Baerbock, afirmó más temprano en el día, durante una visita a su homólogo ruso, Sergei Lavrov, en Moscú que es difícil no evaluar la acumulación militar rusa en la frontera ucraniana como “una amenaza”.

Lavrov sugirió que Nord Stream 2 se sumaría a la seguridad energética alemana y europea, afirmando que “llamamos la atención de nuestros colegas alemanes sobre lo contraproducente de los intentos de politizar este proyecto”.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.