MUNDO

Arabia Saudí niega bombardeo en bastión rebelde en Yemen

La coalición militar liderada por Arabia Saudí que interviene en el Yemen desde 2015 negó su implicación en el bombardeo que dejó el viernes más de 60 muertos en un centro de detención en la ciudad yemení de Saada, en el norte del país y bastión de los rebeldes hutíes.

“Estas afirmaciones de la milicia (hutí) son infundadas”, dijo el portavoz de la alianza, Turki al Malki, en un comunicado reproducido por la agencia oficial saudí SPA, en relación al bombardeo contra el centro penitenciario en Saada.

Según la nota, la alianza realizó una “revisión posterior a la acción integral (del bombardeo), de acuerdo con el mecanismo interno del Comando de Fuerzas Conjuntas de la Coalición, y se ha demostrado que estas afirmaciones no tienen fundamento”.

Sin embargo, Al Malki alegó que el centro de detención en Saada no está incluido en la lista de instalaciones que no se pueden bombardear “en concordancia con el mecanismo acordado con la Oficina de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA) del Yemen”.

Añadió que tampoco el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) les había informado de que no se podía atacar ese objetivo, ni que se adhiere “a las normas del Derecho Internacional Humanitario relativas a los centros de detención (…) que establece símbolos distintivos y medidas preventivas para tales lugares”.

“El Comando de Fuerzas Conjuntas de la Coalición compartirá con la OCHA y el CICR los hechos y detalles, así como la información errónea de los medios que ha exhibido la milicia terrorista hutí con respecto al objetivo y a su ubicación”, apuntó la alianza en la nota.

Al menos 82 personas fallecieron y unas 140 resultaron heridas en ese ataque, según el último recuento de víctimas ofrecido a Efe por una fuente de la Dirección de Salud de la provincia de Saada, mientras el Ministerio de Salud del Gobierno de los hutíes elevó a última hora del viernes la cifra de muertos a 77 y de lesionados a 190. 

Este ataque se produce después de que esta semana la alianza efectuara el bombardeo más mortífero desde 2017 contra la capital, Saná, también controlada por los rebeldes, que dejó 14 muertos y 11 heridos, según el Ministerio de Salud del Gobierno insurgente.

La coalición dio comienzo con esa acción a una intensa campaña de bombardeos en respuesta a un ataque de los rebeldes contra el Aeropuerto Internacional y una zona industrial de Abu Dabi, que dejó tres muertos y seis heridos. 

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.