CULTURA

Buscan salvar parroquia virreinal en Tecámac

Vecinos y feligreses del Pueblo de San Francisco Cuautliquixca informaron que la parroquia del lugar, estructura que data del siglo XVI, está a punto de colapsar tras los daños estructurales sufridos en el terremoto del 2017.

“Estamos a tiempo de evitar perder la joya arquitectónica que, misma que es el emblema y orgullo de nuestro pueblo, está a punto del desplome si no actuamos ya, no es de esperar años o meses; en cualquier momento se puede caer provocando una desgracia de tal magnitud que incluso podría matar a mucha gente”, fue el mensaje que algunos de los pobladores compartieron mediante las redes sociales.

Antonio Rivas, vecino del lugar, mencionó que personal de Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) les dio el primer aviso que se debían realizar las labores de restauración de manera urgente en el templo dedicado al Santo Patrono San Francisco de Asís Cuautliquixco, por lo que podría ser cerrado temporalmente hasta asegurar que sea seguro para los fieles y visitantes.

De acuerdo con los feligreses, se estima que el costo de dichos trabajos son más de un millón de pesos; sin embargo, no cuentan con ese dinero pese a que han hecho colectas. Como resultado de esto, llamaron a la sensibilidad de toda la comunidad para tratar de rescatar lo que consideran una joya arquitectónica de hace 500 años, también se acercaron a la coordinación de Asuntos Religiosos del ayuntamiento para solicitar que la parroquia sea contemplada en el programa Mejorando mi Comunidad.

Indicaron que las afectaciones se concentran en la torre, la sacristía y la bóveda, donde hay desprendimientos, fisuras y filtraciones de agua. Señalaron que la estructura de varias miles de toneladas de peso cuenta con un desnivel de 5 grados, indicativo de que está en movimiento.

Asimismo, mencionaron que los daños al interior de la sacristía son cada vez más evidentes debido a los filtraciones y la humedad que ya fisuró la estructura y permite el paso del agua. Indicaron que todos los días cae del techo una especie de tierra fina, que es signo inequívoco de que las uniones de las piedras están por desprenderse.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.