CAMBIANDO DE TEMA

Cobran “derecho de piso” a tesoreros mexiquenses

Por Karina A. Rocha Priego

A tan sólo 19 días de iniciada la administración estatal de Delfina Gómez, empiezan a surgir problemas ¡graves! para los tesoreros municipales del Estado de México, pues se están viendo acorralados.

Resulta que algunos tesoreros municipales han recibido la visita de supuestos “empleados” de la Secretaría de Finanzas del Gobier-no mexiquense quienes, “como en verdulería”, llegan a “exigir” un “entre millonario”. “… Lléguenle, que ya saben cómo es esto”.

Lo que, por supuesto, ha molestado a los empleados de los ayuntamientos, porque literalmente les están diciendo que preparen sus cuentas para saber cuánto tendrán que repartir “al Estado”, lo cual es bastante peligroso.

Nada más imagínese usted, que hay ayuntamientos a los que no les alcanza ¡ni para la nómina!, son municipios muy pobres y que reciben pocos recursos tanto estatales como federales por el número de habitantes que gobiernan, como para que todavía llegue gente del Gobierno estatal a exigir dinero de las participaciones que les asignan y, no sólo participaciones estatales, sino federales.

Lo peor de todo es que para el año fiscal 2024 se sabe que los recursos correspondientes a los ayuntamientos mexiquenses ¡serán reducidos de manera importante!, tanto por parte de la Federación como del estado, por lo que muchos programas tendrán que ser reducidos o, de plano, ¡cancelados! porque no habrá dinero que alcance para cumplirse, hecho que seguramente no están considerando quienes “quieren hacer su cochinito” para 2024 a nombre de la Secretaría de Finanzas.

Ahora bien, ¿será cierto que son empleados del Gobierno? ¿Será cierto que la nueva secretaria envió a su gente a pedir dinero? ¿Será que el hijo de AMLO, quien está detrás de la Secretaría de Finanzas del Gobierno mexiquense, solicitó ese “apoyo” a los gobiernos municipales? ¿Estará enterada de esta situación la gobernadora Delfina Gómez? ¿Estará enterado el secretario general de Gobierno?.

Es inadmisible que todavía no se sientan en sus cargos los funcionarios que llegaron a formar parte del equipo de Delfina Gómez, y ya están haciendo de las suyas, sin darse cuenta de que los tesoreros no están dispuestos a seguir perdiendo recursos para sus municipios ya de por sí empobrecidos por la falta de dinero que les fue retirado desde el gobierno de Alfredo del Mazo Maza.

Así que este es un “foco rojo” brillantemente encendido para la gobernadora Gómez Álvarez, pues si bien es cierto que se viene un año electoral bastante importante, también lo es que estén arrebatando recursos a “los que menos tienen”, sobre todo cuando el “lema” de los morenistas es “primero los pobres”, aunque habría que definir “quiénes son esos pobres para los morenistas”…

FERNÁNDEZ NOROÑA, ¿ENVIADO A DENOSTAR A EBRARD?

Hablando de otra cosa, resulta bastante “bajo” por parte de la coordinadora nacional de los Comités de Defensa de la 4T, Claudia Sheinbaum, permitir que su coordinador de vocerías, Gerardo Fernández Noroña, se exprese tan ofensivamente en contra del excanciller Marcelo Ebrard Casaubon, quien, si bien es cierto “pelea una revisión a la encuesta” que dio el triunfo a Sheinbaum Pardo, también lo es que se ha conducido caballerosamente.

Es de todos sabido, la bajeza con la que acostumbra a moverse, dirigirse y expresarse de Fernández Noroña, es un personaje denostable; es más, el sentir de muchos, muchísimos, sobre Fernández Noroña es que este “es un corriente” que no por decir las cosas “como las piensa” es bueno o es mejor que sus adversarios o cercanos, pero tratar de defender a Sheinbaum a través del insulto, no es de políticos y mucho menos debe permitirse más en este México tan lastimado.

Fernández Noroña ha tenido el tino de asegurar que el excanciller, que por cierto es una persona preparada y culta, a quien califica “de arrogante” (sic) y “chico, chico, chico, se está quedando” -dice- “…enano se está quedando políticamente”, porque es un hecho que Ebrard es una persona que de política sí sabe un rato y no se presta a bajezas como las de Fernández Noroña.

Habla de que Ebrard se ha dedicado “a hacer monerías” durante sus recorridos por el país pero, “si de monerías hablamos”, el menos indicado para criticarlas es Fernández Noroña y, si este decidió “ponerse de tapete ante AMLO y Sheinbaum” es su problema, pero si Ebrard quiere luchar, ¿por qué se lo han de impedir?”. Esta administración está  costumbrada a pisotear y someter y si Ebrard no se dejó, pues bien por él, pero no hay derecho que, por defender a Claudia Sheinbaum, se expresen así de él.

Peor aún. Hoy se dice que fue la coordinadora nacional de los Comités de Defensa de la 4T quien “mandó” -como títere- a Fernández Noroña a atacar a Marcelo Ebrard, quien sólo pide coherencia y justicia a lo que él considera fue un abuso de autoridad y de poder que le perjudicó, pero nada más, sin embargo, la embestida se ha pasado de la raya.

Sobre el tema, el propio Ricardo Monreal recomienda a Morena resolver “con sentido jurídico y político la impugnación de Marcelo Ebrard”, misma que ya fue aceptada y está siendo analizada, pero esa es la forma de expresarse de un político sobre otro político, no a mentadas de madre y bajezas, no denostando a un político de carrera como lo es Ebrard, le duela a quien le duela y, si este se siente preparado para luchar, nadie tiene por qué impedírselo. Lo más fácil es “estirar el dedo y se designe al amigo”, lo difícil es que alguien que se siente preparado lo demuestre y se le impida porque “no va con los intereses” de un grupo político en el poder.

Los mexicanos están hartos de bajezas e imposiciones; están hartos de falsas promesas y amenazas; están hartos de que vean a este país “como botín político que puede arrebatarse, robarse, asesinarse” para obtenerlo, por tanto, los “abusos lingüísticos” de Fernández Noroña, molestan, cansan y ¡están de más!.

Menudo favor le viene haciendo este, como vocero, a Claudia Sheinbaum Pardo.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *