CAMBIANDO DE TEMA

“Conflictos” al interior del PRI, Morena y PRD

Erick Sevilla

Por Karina A. Rocha Priego

¿Así o más claro? Recién comentamos la existencia de algunos espectaculares de la secretaria de Desarrollo Social, Alejandra del Moral, ubicados en lugares estratégicos de la entidad mexiquense, y nos preguntamos: ¿quién los habrá pagado? Pues bueno, ya salió. Resulta que, como “compañero” de Del Moral, encontramos ahora nuevos espectaculares de nada más y nada menos que de Erick Sevilla, dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional (PRI). ¿Coincidencia? ¡Por supuesto que no!

Queda claro que es el PRI el que está pagando dichos espectaculares y, no es que sea “muy malo”, pero sí debería haber una sanción, toda vez que Alejandra del Moral ¡es servidora pública en funciones! y lo que está haciendo es un “doble juego”, como aspirante a la gubernatura del Estado de México y como funcionaria del gobierno de Alfredo del Mazo, y claro, por qué no, como “alfil” de Erick Sevilla como dirigente del PRI estatal.

Esta situación no es para nada normal, por lo que se debe poner freno a estos abusos o, en su caso, obligar a que Del Moral ¡renuncie a la Secretaría de Desarrollo Social!, para evitar que haga uso de los recursos públicos a favor de su “campaña anticipada e inmoral”, pues está burlándose de la población a la que apoya para que, el día de mañana, exija su voto.

Pero también hay que decir que esta, no es la única “inmoral”, pues de Morena, también Delfina Gómez está haciendo de las suyas, pero ella, amparada por el Gobierno Federal, por lo que, dicen, pronto dejará la Secretaría de Educación, no sin antes “asegurarle un nuevo cargo”, dicen, “provisional”, mismo que servirá para dos cosas: no dejar de percibir un sueldo y hacerse de recursos, adicionales, para iniciar su campaña, o mejor dicho, para hacer lo que otros están haciendo: ¡actos anticipados de campaña! por el Estado de México, al que pretende gobernar.

Delfina Gómez

Pero ahí les va, el “carguito” del que hablamos, es como coordinadora de la defensa del voto en la entidad mexiquense para, otra vez apoyada por el mismísimo Presidente de México, se posicione en el ánimo electoral de los mexiquenses, pretendiendo “comerles el mandado” a los aspirantes de los demás partidos que entrarán en contienda.

Otro acto inmoral, sin lugar a dudas, porque, a diferencia de “los otros”, esta llevará la “cartera llena”, a fin de “comprar el hambre” de la gente y cambiarla por “votos efectivos a su favor”, mas nunca con el verdadero afán de apoyar a los que menos tienen.

Sí, es cierto, el Gobierno Federal ha aprovechado la “necesidad” de millones de familias para “echárselas a la bolsa”, tratando de “mitigar su hambre” con apoyos que, la verdad, reciben “¡hasta servidores públicos disfrazados de jodidos”, o sea, mandan a sus gentes para que hagan el trámite y reciban ese dinero que no necesitan, pero les “cae bastante bien”.

Por lo pronto, Delfina Gómez carga en su espalda la acusación por haber retenido durante tres años 10 % del sueldo a trabajadores públicos de Texcoco mientras fue alcaldesa de ese municipio, lo que derivó en una multa a Morena por cuatro millones de pesos por “financiación irregular”, multa que fue ratificada por el Tribunal Electoral.

Hoy, además, se va de la SEP sin lograr no acabar, sino siquiera minimizar la deserción escolar, además del retraso de la reforma educativa del presidente López Obrador y, peor aún, sin logar eficientizar el sistema educativo en México, por el contrario, lo retrasaron de tal manera que, desgraciadamente, la “mediocridad” de las nuevas generaciones salta a la vista. O sea, crearon un país de estudiantes (sic) mediocres, que no dejarán de ser lo que son y no alcanzarán a ser lo que probablemente, alguna vez, soñaron ser.

Arturo Piña García

Desgraciadamente, la “mediocridad” -esa que duele a muchos- es requisito para formar parte del equipo de incondicionales del Gobierno Federal, no así los méritos profesionales y de gestión, es más, se dice que, la lealtad incondicional hacia el jefe del Ejecutivo federal es lo que realmente “califica” un servidor público para hoy ser tomado en cuenta.

Por lo pronto, Delfina Gómez se prepara para la contienda de 2023, pero no debe olvidar que ya perdió un proceso electoral para gobernador en el Estado de México pero, entonces, no tenía a un Andrés Manuel López Obrador tras ella para apoyarla o, mejor dicho, “para pagar la contienda”, hoy sí lo tiene, y esta será su segunda oportunidad que está segura ganar, pues la maestra le apuesta al conflicto que existe al interior de los partidos que conformarían la alianza PRI-PRD que no se ponen de acuerdo en mandar un candidato único, PAN queda fuera de este conflicto porque sabedores de la calidad de aspirante que tienen para la gubernatura mexiquense, como lo es Enrique Vargas del Villar, es que “no se desgarran las vestiduras”, es un partido que ha mostrado madurez y unidad.

No así, querido lector, con PRI y PRD, de ahí que Delfina Gómez se sienta “tan segura” de llevarse la contienda aunque, tendría que ser la agraciada candidata, por encima de Horacio Duarte e Higinio Martínez, quienes, no la soltarán tan fácilmente.

Y ya que hablamos de “conflictos partidistas”, el PRD no se podía quedar atrás, tal como lo demostró el pasado martes el dirigente perredista, Arturo Piña García, quien cuestionó la postura del senador Miguel Ángel Mancera Espinosa, respecto a la posible selección de un candidato del PRD a la gubernatura de la entidad.

Este hecho, claro que no cayó nada bien a Piña García, quien, literalmente, ¡mandó al demonio! al senador, asegurándole que “los perredistas mexiquenses tomamos nuestras propias decisiones, que el senador Miguel Ángel Mancera se vaya opinar a la Ciudad de México, porque el Estado de México ni lo conoce y tampoco conoce a sus actores”, o sea, ¡desconoció al senador y lo mandó derechito, y muy lejos!

Miguel Ángel Mancera Espinosa

Piña García defendió el lugar del perredismo del Estado de México, y sentenció que decisiones que se toman al interior del PRD corresponden únicamente a la militancia mexiquense, desconociendo, de facto, la influencia que pretenda tener Miguel Ángel Mancera sobre el PRD en el Estado de México.

Como puede verse, en los tres partidos políticos “más fuertes” para contender en 2023 en el Estado de México, la situación interna “está al rojo vivo”, lo que seguramente terminará por desgastar a los aspirantes, dificultando así los votos a su favor, ¡aunque los compren!…

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.