ESPECTÁCULOS

Cuatro titanes de la actuación en busca del Goya

Entre bromas, anécdotas de rodaje y pullas al rey emérito de España Juan Carlos I, Javier Bardem, Javier Gutiérrez, Luis Tosar y Eduard Fernández, los cuatro nominados al Goya a mejor actor protagonista de este año, reclamaron hoy más guiones de comedia y desvelaron algunas claves de su oficio.

Los cuatro juntos suman trece premios Goya en su trayectoria como actores y 37 nominaciones. Bardem el que más con cinco Goyas, aunque Fernández le gana en candidaturas, trece. 

“Somos las tres hermanas de Chéjov y una prima lejana”, bromeó Gutiérrez al compararse con ellos, con sus dos premios, durante un debate en la Academia de Cine, en Madrid.

Las películas que les llevarán a Valencia (este de España), donde se celebrará la ceremonia de los Goya el próximo 12 de febrero, son “El buen patrón” de Fernando León de Aranoa, “La hija” de Manuel Martín Cuenca, “Maixabel” de Icíar Bollaín y “Mediterráneo” de Marcel Barrena.

Más acostumbrados al drama y al thriller, los cuatro coincidieron hoy en señalar su admiración por una buena comedia. “Pero no llegan buenos guiones”, lamentó Gutiérrez, “son comedias hechas para reventar la taquilla, echo de menos una buena comedia costumbrista, berlanguiana, como las que se hacían antes”.

“Hemos convertido la comedia en una sucesión de chistes y eso no es una comedia como tal, a veces se confunde el ‘stand up’ (monólogo cómico) con una película”, dijo Tosar, quien por otro lado se confesó poco dotado para el género.

Javier Bardem desveló que cuando leyó el guion de “El buen patrón”, la puesta española para los Oscar, no vio la comedia, sino el drama, y que se tomó el personaje muy en serio. “Yo no soy un actor cómico, me cuesta un mundo, pero cuando está bien escrito, las cosas suceden”.

Al hablar de referencias para crear su personaje, ese empresario de provincias que disimula su mal fondo a base de simpatía y formalidad, aseguró que se acordó de personajes “más o menos famosos”.

“Me acordé de un jefe que tuve en un bar en el que trabajé, bastante cabrón, siempre con una sonrisa, pero nos trataba mal, un tío querido, admirado, popular, con sentido del humor… vamos, ¡el rey Juan Carlos, un ladrón!”, bromeó.

Tosar, que interpreta a un etarra arrepentido en “Maixabel”, se puso algo más serio al dar su versión de algo que contó el miércoles en el mismo lugar Blanca Portillo, su compañera de reparto, a quien no conocía previamente y es que no quisieron verse antes de rodar la escena en que sus personajes se encuentran por primera vez. 

“Fue el día más especial de todo el rodaje, se creó una liturgia, cuando apareció vi a Maixabel y fue gracias a la implicación de todo el equipo”, recordó.

Eduard Fernández, que en “Mediterráneo” interpreta a Oscar Camps, el responsable del buque de socorro de inmigrantes Open Arms, apuntó que uno de las motivaciones para hacer la película era lograr que la gente se ponga en la piel de las personas que deciden lanzarse al agua, algo que no sucede al leer un periódico.

También hubo momentos para recordar los comienzos y los papeles determinantes de sus carreras. Para Fernández fue “Los lobos de Washington” (1999), precisamente junto a Javier Bardem. “Me abrió las puertas del cine”, señaló.

Luis Tosar mencionó “Flores otro mundo” (1999) y “Los lunes al sol” (2002), mientras que Bardem se refirió a “Jamón, jamón” (1992). “Es la película a la que le debo una carrera y una mujer”, dijo en alusión a Penélope Cruz. 

Javier Gutiérrez, el último en llegar al olimpo de los grandes, llevaba años haciendo teatro cuando Alberto Rodríguez lo fichó para “La isla mínima” (2014). “Fue un salto cualitativo que hizo que otros me empezaran a ver con otros ojos, me cambió la vida”.

Las risas volvieron al auditorio cuando la moderadora se refirió a Bardem y a Gutiérrez como “los Javis” y Bardem le corrigió: “los don Javieres más bien”.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.