CULTURA

Descubren una escultura prehispánica de Chac Mool en Michoacán

El Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH) informó que su personal recuperó una escultura prehispánica con la representación de un enigmático personaje conocido como ‘Chac Mool’, luego de que fuera descubierta el pasado miércoles durante la construcción de una obra en el municipio de Pátzcuaro, en el estado de Michoacán.

La histórica pieza, que está esculpida en basalto, mide 90 centímetros de largo por 80 de alto, además de que tiene un peso aproximado de 200 kilogramos. Los especialistas del INAH sugirieron que la pieza data del período posclásico tardío, que abarca entre los años 1350 y 1521 d.C.

Asimismo, mencionaron que hasta el momento no se hallaron otros objetos arqueológicos relacionados con la figura de piedra, por lo que se piensa que pudo ser removida de su lugar original y colocada en la zona donde fue encontrada.

Por su parte, el arqueólogo José Luis Punzo Díaz explicó que es la primera vez que se identifica una escultura de este tipo en Pátzcuaro. Al mismo tiempo, indicó que este descubrimiento es significativo, puesto que es poco común localizar esta clase de creaciones artísticas precolombinas en el occidente del territorio mexicano.

Se trata del sexto Chac Mool hallado en Michoacán y pertenece posiblemente a la cultura purépecha, concretamente al linaje gobernante de los uacúsechas. Punzo Díaz resaltó que estas piezas están asociadas con “mesas rituales”, presumiblemente utilizadas en “ceremonias de sacrificio y ofrenda” en la época prehispánica.

Actualmente, el objeto recién descubierto se encuentra bajo el resguardo del INAH con el propósito de que sus expertos realicen los análisis adicionales para evaluar su estado de conservación.

El Chac Mool es una escultura de proporción humana recostada sobre sus hombros, con las rodillas levantadas y la cabeza girada. En algunas ocasiones, suele tener en sus manos una especie de recipiente, mismo que descansa sobre su vientre.

El primer Chac Mool fue encontrado en 1874 en el sitio arqueológico de Chichén Itzá (Quintana Roo) por el explorador francoestadounidense Augustus Le Plongeon. Posteriormente, se han identificado otras representaciones de este tipo en estados del centro y sur de México.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *