MUNDO

El presidente de Guinea-Bisáu asegura que la situación está ‘bajo control’ tras intento de golpe

El presidente de Guinea-Bisáu, Umaro Sissoco Embaló, aseguró que la situación está “bajo control gubernamental”, después de que se oyera hoy un intenso tiroteo cerca del palacio presidencial en un aparente intento de golpe de Estado que causó “muchos muertos” . 

“Estoy bien, gracias a Dios. La situación está bajo control gubernamental. Agradezco a la población de Guinea-Bisáu y a todas las personas más allá de nuestro país que se han preocupado por mi Gobierno y por mí”, indicó Embaló en su cuenta oficial de la red social Twitter.  

Igualmente, en su cuenta de Facebook el presidente de Guinea Bisau aseguró que la calma ha vuelto al país en un mensaje con varias fotos en las que aparecen él y el primer ministro, Nuno Gomes junto a varios altos cargos del Ejército. 

En declaraciones telefónicas en exclusiva a la revista panafricana “Jeune Afrique”, el mandatario precisó que los tiroteos habían durado cinco horas y que había “muchos muertos”, aunque no dio cifra alguna. 

“Son obra de elementos aislados”, agregó el jefe de Estado. 

A primera hora de esta tarde se oyeron en Bisáu, la capital del país, fuertes disparos después de que un grupo de hombres armados vestidos de paisano cercaran el palacio presidencial, donde estaba teniendo lugar una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros a la que asistían también el presidente de la República y el primer ministro. 

En vídeos compartidos por usuarios en las redes sociales podían distinguirse a un militar en el recinto presidencial disparando hacia el exterior con una bazuca, así como a civiles corriendo y gritando mientras se escuchan disparos. 

Tanto la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) como la Unión Africana (UA) calificaron el incidente de “intento de golpe de Estado” y solicitaron a los soldados volver a los cuarteles.  

El incidente en las inmediaciones del palacio presidencial de Bisáu tiene lugar después de cuatro golpes de Estado en la región de África occidental desde agosto de 2020, el último de ellos cometido en Burkina Faso el pasado 24 de enero.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.