Con el derecho al aborto bajo amenaza en Estados Unidos, las directoras trajeron al festival de Sundance tres películas que destacan los peligros históricos que las mujeres enfrentan al someterse a procedimientos ilegales.El documental The Janes y la película Call Jane retratan al colectivo homónimo que en los años 60 ayudaba en Chicago a mujeres embarazadas a entrar en contacto con doctores que trabajaban encubiertos, mientras el premiado drama Happening sigue a una joven que arriesga todo para abortar en la Francia de esa misma década.

Habiendo vivido esa época, créeme, no queremos volver a eso, afirmó Sigourney Weaver, que protagoniza Call Jane.

“Espero que podamos involucrar a la generación más joven que siempre ha contado con esto y que puede estarlo tomando por sentado. Poner de nuevo el foco en la mujer”, agregó.

El festival trae estas producciones al tiempo que se cumplen 49 años del caso Roe contra Wade, con el que la Corte Suprema sentó jurisprudencia para avalar el derecho al aborto en Estados Unidos.

Este derecho constitucional está bajo ataque, en momentos en que varios estados dominados por el Partido Republicano aprueban leyes que dificultan a las mujeres el acceso a un aborto.

Los defensores del derecho al aborto temen que la actual configuración de la Corte Suprema, que incluye tres jueces conservadores nominados por el ex presidente republicano Donald Trump, restrinja o incluso elimine ese derecho.

Phyllis Nagy, directora de Call Jane, señaló que estaba “impactada por la necesidad de contar una historia acerca de mujeres que permita a otras emanciparse, y quería hacerlo con humor, un toque de ligereza y cierta urgencia.

Creo que hay muchas películas, porque es un tema importante. Esto es muy necesario para que nuestro preciado derecho a elegir no desaparezca de inmediato, destacó.

El colectivo Jane, que surgió a fines de los años 60 enraizado en los movimientos de los derechos civiles y contra la guerra de Vietnam, operó hasta 1973, cuando el aborto fue legalizado.

En aquella época, voluntarios, en su mayoría mujeres, daban asesoramiento telefónico y ofrecían sus apartamentos para improvisar clínicas. En sus carros trasladaban a las embarazadas y ayudaban a quienes no tenían recursos mediante la recolección de dinero con la finalidad de pagar por esas operaciones ilegales.

Algunas de las integrantes de ese movimiento incluso aprendieron a realizar los procedimientos.

Sin estas mujeres yo no habría podido disfrutar de las libertades durante toda mi vida, sostuvo Elizabeth Banks, protagonista de la cinta.

Varios miembros del grupo fueron entrevistados para la grabación del documental de HBO The Janes, que se estrenó este lunes.

Entre ellos, Heather Booth, quien fundó el colectivo al encontrar un médico que atendió a la hermana de una amiga que comenzó a tener pensamientos suicidas después de quedar embarazada.

Especie de conspiración

Incluso hablar sobre realizar un aborto era considerado una conspiración para cometer un crimen, recordó Booth.

Para cuando el fallo de Roe contra Wade sentó jurisprudencia y volvió innecesario su trabajo, varios miembros del grupo habían sido arrestados e inculpados.

Estábamos emocionados, y pensamos que había acabado. ¿Quién sabía lo que vendría después? Pensamos que habíamos ganado, contó otra integrante del grupo identificada apenas como Jeanne.

Happening, de la periodista francesa Audrey Diwan, conquistó el León de Oro a la mejor película en el Festival Internacional de Cine de Venecia el año pasado.

Basado en la novela autobiográfica de Annie Ernaux, capta no sólo los riesgos de la cárcel o incluso la muerte que enfrentaban quienes se involucraban en un aborto ilegal, sino también el rechazo, la soledad y el estigma que sufrían las jóvenes embarazadas en los años 60.

Mi expectativa es que la gente que no está de acuerdo conmigo vea esta película para saber cómo reacciona, compartió Diwan en entrevista.

“Una cosa es decir ‘estoy contra el aborto’, pero ¿estás de acuerdo con que un ser humano tenga que atravesar por todo eso?”

La película fue lanzada en Sundance antes de su estreno en Estados Unidos, previsto para la primavera boreal.

En los años 60 en Francia las leyes eran realmente estrictas. Incluso tratar de ayudar a alguien a abortar podría llevarte a la cárcel, recordó Diwan.

Y digo esto porque lamentablemente sé que esto pasa en otros países en la actualidad.

Anamaria Vartolomei, protagonista del filme, comentó que sintió un cierto deber por tener una hija de 22 años “con derechos, libre.

Es destinada a impulsar el debate, por lo que espero que lo haga. Estoy contenta de ver cómo guiará la discusión sobre este tema en Estados Unidos.

El festival de Sundance, que exhibe lo mejor del cine independiente, concluirá el 30 de enero.