CULTURA

Ensamble Escénico Vocal interpretará obras ‘Del Renacimiento al mambo’

El Ensamble Escénico Vocal (EEV), del Sistema Nacional de Fomento Musical (SNFM), institución de la Secretaría de Cultura federal, interpretará a cappella obras musicales que llevarán a la audiencia en un viaje desde lo solemne y sacro hasta la fiesta popular latinoamericana en tres conciertos que se realizarán los días 7, 8 y 9 de abril.

El programa, que lleva por nombre “Del Renacimiento al mambo”, será interpretado por 14 intérpretes; considera obras de Giovanni Pierluigi da Palestrina, John Dowland, Heitor Villa-Lobos, Guido López Gavilán y Dámaso Pérez Prado, entre otros,

Estas presentaciones, que se llevarán a cabo siguiendo los protocolos para el cuidado de la salud, ocurrirán en tres recintos de la Ciudad de México: Casa del Tiempo de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), la Biblioteca de México y en el Complejo Cultural Los Pinos.

La primera cita es el viernes 7 de abril, a las 18:00 horas, en la Casa del Tiempo de la UAM; la segunda el sábado 8, a las 16:00 horas, en el Patio Octavio Paz de la Biblioteca de México –ubicada en La Ciudadela−, y la tercera será el 9 de abril en el Salón Venustiano Carranza, del Complejo Cultural Los Pinos, a las 16:00 horas.

Con la dirección de Emilio Aranda Mora, las y los cantantes de esta agrupación artística del SNFM darán muestra del dominio de su voz y su capacidad interpretativa al cantar sin acompañamiento musical (a cappella) obras como Exultate Deo (Regocíjate en Dios), de Giovanni Pierluigi da Palestrina; Come again! Sweet love doth now invite, de John Dowland, así como Dos canciones brasileñas, de Heitor Villa-Lobos; Mambo Qué rico é, de Guido López Gavilán y ¡Qué rico mambo!, de Dámaso Pérez Prado.

Cabe señalar que el canto a cappella viene del italiano y significa “cómo en la capilla”, porque hasta el Renacimiento, describía al estilo musical -generalmente sacra- de las obras musicales que se interpretaban en las capillas. Durante los siglos XV y XVI, el canto a cappella evolucionó al canto “madrigal” -composición de tres a seis voces sobre un texto profano, a menudo en italiano-. Fue hasta el siglo XIX, que comenzaron a producirse ciertos cambios en este estilo de interpretación vocal que definió que la canción a cappella ya no se reservaba exclusivamente para las iglesias.

La línea estética del EEV es trazada en el ámbito musical por su director artístico Emilio Aranda y la escénica por Maricela Medina, quien ha encauzado la plasticidad corporal de las y los jóvenes cantantes en montajes escénico-vocales de diversos géneros donde la voz y el movimiento se conjugan en el escenario para presentar programas clásicos, de música popular y hasta de teatro musical.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.