CULTURA

Impulsan atractivos turísticos de los Pueblos con Encanto

Como parte de la campaña “Vive el Verano Edoméx”, la Secretaría de Cultura y Turismo, a través de la Subsecretaría de Turismo, invitan a conocer los atractivos turísticos y la riqueza cultural de los 25 municipios que cuentan con nombramiento de Pueblo con Encanto.

En Acolman se puede disfrutar de una vista de ensueño y convivir en armonía con la naturaleza. Este municipio es reconocido nacional e internacionalmente por la elaboración de las tradicionales piñatas.

Amanalco se distingue por ser uno de los sitios de conexión con la naturaleza por excelencia, por lo que las y los visitantes pueden visitar el Parque Ecoturístico Corral de Piedra.

Por su cercanía con el Paso de Cortés, Amecameca se considera la puerta de acceso a los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl. Las y los amantes del turismo religioso pueden admirar la Parroquia de la Asunción que en su interior conserva retablos barrocos columnados y su sobrio claustro del siglo XVI. Durante julio y agosto las y los visitantes pueden disfrutar del avistamiento de luciérnagas y del Festival del Hongo.

Ayapango conserva una hermosa arquitectura, con casas de techos de dos aguas y patios centrales adornados con flores. En este destino se puede caminar por sus calles e identificar la Casa Afrancesada, la Casa Grande y el Ex Convento de Santiago Apóstol.

Axapusco destaca por ser un sitio donde se fabrican juegos pirotécnicos, así como tabiques rojos quemados en hornos y hechos de barro y arcilla. También tiene gran oferta para el turismo religioso con sitios como el Templo de Santa María Actipac.

En Coatepec Harinas sobresale la creatividad y talento de las maestras y maestros artesanos que elaboran prendas de lana con diseños coloridos. En este poblado es preciso visitar el Templo del Señor del Calvario que data del siglo XVII.

Cercano a la Sierra de las Mil Cumbres, se ubica Donato Guerra, Pueblo con Encanto en el que las manos de sus artesanos que tejen ocoxal crean magníficas piezas, así como su gastronomía local de panes de nata, dulces de pita y licores de fruta.

Jiquipilco destaca por su turismo de naturaleza, religioso y gastronómico. En este destino se puede admirar la Iglesia de San Juan Bautista, recorrer los cascos de las exhaciendas de Mañi, Nixiní, Santa Isabel y Boximo y conectar con la naturaleza en el Parque Ecoturístico Presa El Jabalí, Presa Verde y Cerro La Bufa, en la que se puede realizar montañismo, senderismo, rapel y campismo.

Jocotitlán posee gran encanto natural y cultural. En el Cerro de Xocotépetl se disfruta de la aventura con la tirolesa en su Parque Ecoturístico y se puede degustar una deliciosa trucha en el Parque Ecoturístico Tiacaque.

En Lerma se puede recorrer y admirar la arquitectura del Templo de San Nicolás Tolentino o de Santa Clara de Asís. También se puede tener un momento de conexión con la naturaleza en el poblado de Salazar.

Es imperdible, en Nopaltepec, recorrer y admirar el Templo de Santa María de la Asunción, con un gran atrio arbolado, frente a la plaza principal, donde destaca la arquería del Palacio Municipal y un árbol pirul que dicen tiene más de 300 años de antigüedad.

En Ozumba se puede admirar la arquitectura, los retablos y frescos de la parroquia de la Inmaculada Concepción y deleitarse con la gastronomía típica en el tianguis municipal, los días martes.

Papalotla, sobresale por sus sitios que fomentan el turismo religioso como el Templo de San Toribio Astorga, cuyo mayor interés radica en las arcadas reales, muy bellas por su decoración de relieves de argamasa, de 1733.

Polotitlán se distingue porque es una de las localidades por donde atraviesa el Camino Real de Tierra Adentro, Patrimonio Cultural de la Humanidad. Es reconocido por la elaboración de quesos artesanales que son un deleite al paladar, además de que se pueden visitar la Parroquia de San Antonio de Padua o disfrutar de la aventura y conexión con la naturaleza en la Presa El Panal.

San Felipe del Progreso espera a las y los turistas en el Centro Ceremonial Mazahua, para que después recorran el centro histórico y adquieran un tradicional quexquémetl bordado por artesanas y artesanos mazahuas.

El Convento de San Antonio de Padua es el principal atractivo turístico y cultural de Sultepec, construido en 1599 y compuesto por tres partes, el templo, el convento y el jardín o huerta, donde se obtenían alimentos.

En el Pueblo con Encanto de Temascalcingo, el parque El Borbollón espera con sus aguas termales. Es imperdible conocer en este destino la danza de los viejos de corpus y comprar artesanías como los bordados mazahuas o la cerámica en alta temperatura.

La riqueza natural se puede disfrutar en destinos como Temascaltepec, con sus grandes caídas de agua como el Campanario, Cola de Caballo, El Salto o las de Telpintla. En el Peñón del Diablo, la adrenalina espera para lanzarse en parapente y no puede faltar de noviembre a marzo visitar el Santuario de la Mariposa Monarca en Piedra Herrada.

Temoaya conecta con la naturaleza, historia y cultura en sitios como el Centro Ceremonial Otomí, el Santuario del Señor Santiago Apóstol, la Cascada del Rayo, entre otros. Es imperdible visitar los talleres en los que se elaboran los tradicionales tapetes finos anudados a mano.

En Tenango del Valle se debe recorrer la zona arqueológica de Teotenango, el Museo de sitio Dr. Román Piña Chan, así como, los Templos de la Asunción, Santa María en Jajalpa y el del Calvario, construidos entre los siglos XVIII y XIX.

Nepantla es parada obligada del Pueblo con Encanto de Tepetlixpa, lugar que vio nacer a Sor Juana Inés de la Cruz, también recorrer el Centro Cultural Regional de Sor Juana y no puede faltar el degustar la deliciosa cecina en el corredor gastronómico del municipio.

La Plaza de Armas de Tlalmanalco se distingue por estar flanqueada por portales, con su típico quiosco a un costado; allí mismo está el Palacio Municipal, alojado en el antiguo Hospital Betlemita, y el imponente conjunto conventual Franciscano dedicado a San Luis Obispo con su emblemática Capilla Abierta, una de las obras virreinales del país más prominente.

Tepetlaoxtoc ofrece a las y los visitantes la Parroquia y ex Convento de Santa María Magdalena; el Museo Eremitorio Fray Domingo de Betanzos. En este destino se degustan las ranas en tamal, alverjones tostados y guisados en olla, mixiotes, gusanos blancos de maguey y el tradicional pulque.

Zacualpan invita a la aventura en su Parque Ecológico Picacho de Oro y Plata que cuenta con senderos para bicicleta y caminata y se puede disfrutar de una de sus cuatro tirolesas.

Finalmente, en Zinacantepec, las y los visitantes pueden recorrer el Museo de Arte Virreinal ubicado en el exconvento franciscano del siglo XVI; cuenta con una pila bautismal, construida en 1581, se trata de la escultura monolítica más grande en su tipo, la cual muestra una narrativa religiosa de arte tequitqui, que da cuenta del sincretismo franciscano e indígena de esa época.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *