CULTURA

Museo Universitario de Historia Natural de la UAEMex

Con alrededor de 4 mil ejemplares compuestos por piezas taxidermicas de México, Sudamérica y Europa, reptiles, artrópodos, aves, conchas, plantas y piedras fósiles, el Museo Universitario de Historia Natural de la UAEMéx preserva desde 1884 especies que formaron parte de la flora y la fauna en el mundo con el principal objetivo de contribuir al desarrollo sustentable y cuidado del medio ambiente en la comunidad mexiquense.

Andrea Ambriz, encargada de los recorridos en el museo, compartió que cada una de las piezas que conforman al espacio conserva una relevancia para el patrimonio cultural de la Universidad, dado que fue uno de los principales laboratorios en México que desde el siglo 19, contribuye al estudio de la ciencia, en tanto que formó parte del Gabinete de Historia Natural del Instituto Científico y Literario del Estado de México.

El espacio alberga no solamente especies que fueron endémicas de México y el mundo, sino también conserva seis momias que fueron halladas en Almoloya de Juárez, las cuales forman parte esencial de la tradición oral de la entidad.

“Contamos con siete momias que se encontraron a finales del siglo 19 en Almoloya de Juárez y forman parte de leyendas y la historia de nuestro estado. Por ejemplo, tenemos a la momia del Padre Botello, que ha sido una leyenda difundida por generaciones en la comunidad mexiquense, el cual hallaron con indicios de que había sido colgado por haberse comportado de manera indebida con los habitantes del pueblo en el que habitaba. Asimismo, tenemos seis momias: dos mujeres y tres niños, se dice por investigaciones, que murieron de disenteria, una enfermedad común en aquellos tiempos y se piensa que conformaban una familia: la abuela, la mamá y los hijos”, compartió.

Una de sus colecciones más valiosas se encuentra en la sección de los antrópodos, dado que está compuesta por 2 mil 500 mariposas de diversas especies, así como la sección de especies vivas, que mantiene desde hace 15 años a una boa y una serpiente Falsa Coralillo provenientes del norte del país.

De acuerdo con Ambriz, el museo contribuye también a identificar los diversos materiales que se utilizaban para la enseñanza de la biología en el mundo, pues conserva a 35 maquetas provenientes de Francia, Alemania e Italia, con las cuales se explicaba el tipo de composición de las plantas y los animales, dichas maquetas son de los materiales más antiguos del museo.

Compartió que la razón del recinto museístico es generar una reflexión en los visitantes para identificar la pérdida de biodiversidad que se ha dado por el mal uso del espacio natural y las acciones humanas que han reducido los hábitats tanto de plantas como de animales.

Actualmente el espacio trabaja bajo una modalidad híbrida por motivos pandémicos, cuestión que resaltó, ha afectado en gran proporción al número de visitantes, ya que antes de la pandemia recibía anualmente entre 12 mil a 13 mil personas, es decir, entre 6 mil a 7 mil semestralmente y desde 2020 hasta el cierre de 2021, los visitantes anuales no sobrepasan los 3 mil asistentes.

“Nos ha ayudado mucho dar recorridos virtuales, pero solo los hacemos para escuelas por motivos didácticos. Cualquier interesado puede agendar su visita a través de las redes sociales de Facebook, nos encontramos como Museo Universitario de Historia Natural ‘Dr. Manuel M. Villada’ y también se puede asistir de manera presencial pero hacemos los recorridos con un máximo de 15 personas”, dijo.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.