MUNDO

No se puede permitir el comportamiento apático de dirigentes, afirma Díaz-Canel

El presidente Miguel Díaz-Canel dijo a sus ministros y a los jefes de las 15 provinciales de Cuba que “no se puede permitir, ni tolerar el comportamiento apático de ningún dirigente”, cuando parece indetenible el aumento de la crisis económica en la isla y comienzan a registrarse críticas a la gestión del gobierno desde las filas de sus partidarios.

En una reunión reseñada anoche por la televisión estatal en la que abundaron los rostros serios, el mandatario afirmó además que “hay que aprovechar al máximo todas las cosas que hemos estado aprobando en los últimos tiempos (cambios estructurales y relanzamiento de la actividad privada) para buscar mayores impulsos en la economía nacional”.

“Podemos asegurar a nuestro pueblo que lo que más hoy nos provoca toda esta situación (de crisis) es el recrudecimiento del bloqueo estadunidense, que sigue permanente”, enfatizó Díaz-Canel desde el Palacio de la revolución de La Habana.

El presidente dijo también que junto con el desabastecimiento de medicinas y alimentos que padece el país, “los apagones se van a mantener en los próximos días”, a causa de roturas en las plantas generadoras de electricidad, déficit de combustible y la realización de trabajos de mantenimiento impostergables.

Apagones de madrugada durante varios días y un deficiente en el suministro de alimentos fueron los detonantes de las inéditas manifestaciones ocurridas el 11 de julio pasado en San Antonio de los Baños, según dijeron vecinos de esa localidad de 46 mil habitantes, situada al suroeste de La Habana.

Las protestas allí, difundidas por las redes sociales, se extendieron de inmediato hasta el día siguiente a por la menos otras 30 localidades en toda la isla, con el saldo de un muerto y al menos una decena de heridos por asaltos a comercios y a unidades de la policía, y enfrentamientos entre partidarios y contrarios al gobierno.

“Que todo el mundo tenga la certeza de que se está trabajando intensamente para superar todas estas adversidades; estas afectaciones no son ocasionadas por negligencia, ni por despreocupación, ni porque existe intención de molestar o no atender cada problema”, afirmó Díaz-Canel, cuando parece crecer la percepción entre diversos sectores del país de que “el gobierno no está manejando bien la crisis”, no obstante las reformas en curso, que hace solo 10 años parecían imposibles en un país signado por el control estatal de la vida nacional durante casi medio siglo..

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.