DEPORTES

Ogier y Loeb libran la batalla en el día 1 de Montecarlo

En unas carreteras bastante limpias de hielo y nieve en la mayoría de su recorrido, Sebastien Ogier tuvo el honor de dar el pistoletazo de salida a la temporada como vigente campeón del mundo. La información de los ouvriers decía que la carretera estaba en buen estado con ausencia de parches helados en la casi totalidad de los tramos de la primera noche, lo que hizo que todos los pilotos montasen slicks en sus coches.

Los cuatro pilotos de Toyota y los tres de Hyundai decidieron utilizar cuatro blandos y dos superblandos, mientras que en el equipo M-Sport, decidieron subir un neumático menos a sus Ford Puma Rally 1, cinco blandos en el caso de Craig Breen, Sébastien Loeb y Adrien Fourmaux, mientras que Gus Greensmith decidió innovar y montar cuarto blandos y un superblando.

En el primer tramo de 15,2 kilómetros entre Luceram y Lantosque, un tramo habitual del Monte pero que se disputa habitualmente en sentido contrario, nos dejó ver que si bien la carretera tenía buen aspecto, los parches de hielo que empezaban a aparecer a medida que bajaba la temperatura, iban a dificultar la conducción más de lo previsto.

Ogier marcó el mejor tiempo en el primer tramo, aunque el ocho veces campeón del mundo no parecía muy contento al llegar a meta. “No me he sentido genial, pero ahí estamos. Hay mucha humedas y parches de hielo an algunos sitios” comentó el de Toyota.

Al igual que en el shakedown de esta mañana, el rival de Ogier fue su compatriota Loeb, precisamente el último del grupo en salir y ausente del mundial desde 2020. EL alsaciano llegó a meta en segundo lugar, perdiendo 5,4 segundos con Ogier.

“En la parte de arriba estaba difícil con humedad y hielo. No quería cometer ningún error en el hielo así que he ido con cuidado. Me he sentido bien, la gran potencia y la sensación con estos coches es genial” comentó Loeb.

Por detrás de Ellos, llegó a meta Elfyn Evans con el trio restante de Ford a su zaga. El primero de los Hyundai fue Thierry Neuville, con muchos problemas en este inicio de rally: “No he podido ir rápido y he perdido los frenos y las ruedas demasiado pronto. Te la juegas un poco porque sólo tenemos 20 juegos de neumáticos blandos para todo el rally. Sabíamos que hoy teníamos que buscar el compromiso, ojalá que esto funcione para el resto del fin de semana”.

En el segundo y último tramo de la primera noche del rally, la subida al mítico Col de Turini entre La Bollène Vésubie y Moulinet Ogier volvió a liderar la clasificación ante los dos rivales que parecían más entonados: Sebastien Loeb y Elfyn Evans.

El actual campeón del mundo, elevó su ventaja hasta los 6,7 segundos sobre Loeb y 11,2 con respecto a Evans.

“La carretera estaba un poco mejor aquí” dijo Ogier, “igual el tiempo no es bueno, no lo sé. Estamos probando diferentes cosas en el coche”.

Tras el trío de cabeza, los dos Ford de Fourmaux y Greensmith y el Hyundai de Thierry Neuville que lograba superar a un Craig Breen que no lo estaba pasando bien en su subida a Turini. “Es la primera vez que vengo en cinco años y he sufrido” explicó el piloto irlandés.

Detrás del estonio de Hyundai, acabaron Katsuta, Solberg y Rovanpera, que cerraba el grupo de los Rally 1, con muchos problemas para controlar el subviraje de su Toyota GR Yaris.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.