MUNDO

ONU advierte de que millones de somalíes se encuentran en riesgo de hambruna

Varias agencias de la ONU advirtieron hoy que millones de somalíes se encuentran al borde de la hambruna debido a la prolongada sequía en el país, a la inflación en el precio de productos básicos y a la escasez de recursos. 

“Alrededor de seis millones de somalíes, casi el 40% de la población, se encuentra en una situación extrema de inseguridad alimentaria, con probables focos de hambruna en seis zonas del país”, dijo por videoconferencia Etienne Peterschmitt, representante de la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Somalia. 

El Cuerno de África, una de las zonas del mundo más afectadas por el cambio climático, sufre una sequía que ya dura cuatro años. 

Según el Programa Mundial de Alimentos (PMA), el número de personas que se enfrentan a una inseguridad alimentaria aguda en los próximos meses es casi el doble que a principios de año y existe un riesgo real de hambruna en algunas zonas si la temporada de lluvias falla. 

“Las familias están luchando para hacer frente a los impactos de la sequía por sí solas, pero esta circunstancia combinada con los altos precios de los alimentos y el combustible, y la disminución del poder adquisitivo, están creando una situación absolutamente catastrófica para millones de personas”, dijo el portavoz del PMA, TomsonPhiri. 

“Alrededor de 1,4 millones de niños pueden sufrir desnutrición hasta finales de este año y alrededor de una cuarta parte de ellos, unos 330,000 niños, se enfrentan a una desnutrición aguda y grave”, según la ONU. 

La última vez que se declaró una hambruna en Somalia fue en 2011 y mató a 250,000 personas. 

Para salvar al pueblo somalí de una situación similar las agencias humanitarias de la ONU están pidiendo un aumento “urgente” de la financiación. 

Phiri explicó que el PMA trabaja para asistir a 2.5 millones de personas en Somalia, algo “casi imposible” si se tiene en cuenta que el déficit de financiación es de 149 millones de dólares. 

“Ahora, según las últimas cifras de inseguridad alimentaria, vamos a quedarnos aún más rezagados ante el rápido aumento de las necesidades”, añadió. 

“Quiero subrayar que no es demasiado tarde. Los fondos que se reciban hoy todavía pueden evitar lo peor, pero tienen que llegar a gran escala y muy pronto”, agregó Peterschmitt. 

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.