CAMBIANDO DE TEMA

Para médicos mexicanos, reconocimiento y respeto

Por Karina A. Rocha Priego

En México se ha vuelto una costumbre que, tanto niños como jóvenes, adultos, hombres y mujeres, se expresen con palabras altisonantes o que las apliquen, cuando se tengan o se quieran aplicar. Hasta los más “fifís” –como dice el presidente- son capaces de hacer uso de esas palabras; bueno, hasta el clero lo ha hecho alguna vez, pero una cosa es que, en corto, se apliquen esas frases o palabras y otra muy distinta a que el Jefe del Ejecutivo Federal, el representante de todos los mexicanos ante el mundo, literal, “mande al carajo” a quienes critican sus acciones.

¿En verdad ese nivel de cultura es el que merecen todos los mexicanos? No lo creo. Las críticas, justas, han ido enfocadas a la necedad de contratar médicos cubanos, con sobre sueldos, para que lleguen a México a trabajar. Primero, ¿cuánto creen ustedes que dure ese gustito? En la medida que les abran las puertas a los cubanos en México, éstos buscarán la salida para irse hacia los Estados Unidos. ¡Claro!, no van a salir de un lado para llegar a otro igual y, lo que sea de cada quien, la vida en el vecino país del norte es mucho más prometedora que la que se les ofrezca en México, por muy alto sueldos que perciban.

Segundo, hay cientos de miles de médicos mexicanos, muy buenos médicos, que buscan trabajo, pero generalmente a “nuestros médicos” los mandan a los lugares más alejados del país y con nada de equipamiento e instrumentos. Bueno, llegan a lugares donde ni siquiera la gente sabe lo que es una clínica, en lugar de aplicar recursos, precisamente en esos lugares para abrir clínicas en forma, y que los médicos que son enviados a trabajar allá, tengan con qué defenderse.

Desgraciadamente, la falta de un lugar en forma y equipamiento, incluso, pone en riesgo la vida de los médicos que, al no poder salvar a alguien, son atacados por los pobladores que, no entienden, que un “médico no es un mago” y que mientras no tenga con qué trabajar pues, milagros, no pueden hacer.

¿Eso lo entenderá el Gobierno Federal? Lo que no es justo es que se trate a los mexicanos, a los médicos mexicanos como si fueran “de segunda mano” cuando demostraron su poderío durante estos años de pandemia. Sin equipo, sin medicamentos, sin hospitales, pusieron en riesgo su vida y sacaron adelante a cientos de miles de contagiados de Covid-19, aun cuando, muchos de esos médicos y enfermeras perdieron la vida en el camino.

¿Eso no vale para el Gobierno Federal? Y entonces sí, a todos eso que se la jugaron, al poco tiempo ¡fueron despedidos!, por que había que dejar espacios para los médicos cubanos. Eso es lo que no se vale, eso es lo que se está criticando y entonces, como no les parece que se digan las cosas como son ¿hay que mandarlos al carajo? Creo que están completamente equivocados aquellos que, por ostentar el poder –momentáneamente- tienen derecho a insultar y humillar a los mexicanos.

Sabemos que luego de las críticas, los insultos y las humillaciones, se “volteó la estrategia” cuando el presidente dijo “….. entonces, ya una vez que contratemos a todos los médicos (del país), y que sabemos que nos van a hacer falta y sobre todo en el medio rural, en las comunidades más apartadas, vamos a contratar a 500 especialistas médicos cubanos”. Pero el golpe ya estaba dado.

No se trata de “conservadorismo”, se trata de que los mexicanos merecen respeto y espacio en ¡su país!. Se trata de que cada gobierno, de los tres niveles, den lo mejor de sí para sus gobernados. ¿Qué no se supone que parte de los impuestos que pagan los mexicanos, es para mejorar la vida de los mexicanos? Con servicios, con viviendas, con educación de calidad, con servicios de salud de calidad, con energía eléctrica, con seguridad, sobre todo seguridad. México no merece “intromisiones extranjeras”. El Gobierno Federal en turno, puede hacer lo que mejor le parezca, es verdad, pero eso no significa soslayar la soberanía mexicana.

Los médicos mexicanos no tienen por qué limosnear plazas y mucho menos sueldos, peor aún cuando a otros, a los extranjeros, a “los convenientes” se les ofrecen miles de pesos, mexicanos, para que vengan a ocupar espacios, de los mexicanos, en su propio país, ésa es realmente la molestia, tal como ha sucedido con los inmigrantes que hasta INE se les ha dado para engrosar el padrón electoral, a conveniencia de “unos cuantos” y no a favor de todo el pueblo mexicano.

¿Al carajo? ¡No!, es muy válido el malestar de quienes, repito, dieron todo de sí mismos para salir adelante durante la pandemia. Muchos murieron, otros enfermaron y hoy padecen las secuelas del Covid-19 y, peor aún, los muy malagradecidos ¡los corrieron!, los dejaron sin trabajo por “robarse plazas” para los “cuates cubanos”. Ese fue el reclamo, el malestar, la crítica. Nada más……….

ALEJANDRO MORENO, MENOSPRECIA A PERIODISTAS

Pero si hablamos de “mal agradecidos”, sin lugar a duda quien se lleva “el premio mayor” es el tristemente célebre Alejandro Moreno, líder nacional del PRI, quien “off the record”, dijo que “a los periodistas, no hay que matarlos a balazos, hay que matarlos de hambre”, lo cual, es la peor bajeza que se haya escuchado de un líder partidista.

Claro, no nos hacemos tarugos, eso es lo que muchos quisieran, y lo platican en corto, entre cuates, pero a este sujeto le jugaron chueco y lo grabaron y ahora sabemos, los periodistas, cuál es su sentir hacia quienes le hacen “el favor” de difundir ¡sus estupideces!

Muy lamentable la forma de expresarse de éste “priista” que se supone tiene “un gradito más de cultura” sobre muchos otros, pero dejó en claro que es un verdadero patán, y que le importan poco los periodistas, además, también sale a relucir su verdadero sentir sobre los crímenes cometidos contra periodistas.

Deja en claro que su discurso ¡es una farsa!. Fíjese nada más, lo último que comentó sobre los periodistas, el 11 de mayo de este año, fue que “….. Morena ha tratado de acallar y poner una mordaza a los periodistas libres e independientes, al apostar a una estrategia de seguridad fallida, con 36 periodistas asesinados, atentando contra este gremio y la libertad de prensa” ¿Y luego? Pues pura farsa de este sujeto, ante medios defiende a periodistas, con sus cuates ¡pide que los maten de hambre! ¿Así? O más mentiroso, cínico y mal agradecido. Ese, queridos lectores, es el verdadero líder nacional del PRI……

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.