NACIONAL

Pemex acuerda reactivar proyecto Lakach y construir nueva coquizadora en Salina Cruz

En la inauguración de Dos Bocas, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza llevó a cabo la firma de las carta de intención entre la paraestatal y New Fortress Energy para la reactivación del proyecto Lakach en aguas profundas del Golfo de México, así como con ICA-FLOUR para la construcción de la coquizadora en Salina Cruz, Oaxaca.

En el evento, Romero Oropeza refirió que “para los trabajadores de Pemex constituye un gran orgullo ser testigos del rescate de la industria nacional que bajo su liderazgo lleva a cabo la 4T. Pemex no solo es la empresa más importante del país, genera excedentes petroleros para aplicar una política de contenencia en los precios de las gasolinas y diésel y contribuye a que no se dispare la inflación en México”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó este 1 de julio la inauguración de la mega refinería de Dos Bocas con director ejecutivo de Pemex, Octavio Romero Oropeza, y la secretaria de Energía, Rocío Nahle.

La refinería tendrá capacidad para procesar 170 mil barriles diarios de gasolina y 120 mil barriles de diésel de ultra bajo azufre.

La productora estatal Petróleos Mexicanos estimó en febrero pasado un déficit de suministro de petróleo de 47 mil barriles por día en 2023 y 97 mil en 2024 debido a cambios operativos en su planta Cangrejera, según documentos de la empresa a los que tuvo acceso Bloomberg. Eso a pesar del pronóstico de la compañía de que la producción de petróleo aumentará un 14 por ciento a 2 millones de barriles por día a partir de diciembre, según muestran los documentos.

López Obrador ha hecho de la independencia energética una pieza central de su agenda nacionalista, moviéndose para detener las importaciones de combustible y crudo. Su gobierno también planea dejar de exportar petróleo el próximo año, pero sus esfuerzos probablemente significan que la nación tiene que comenzar a importar crudo nuevamente, porque Pemex no tiene los volúmenes de petróleo necesarios para satisfacer el consumo de combustible del país, refirió en una entrevista Nymia Almeida, analista de Moody’s Investor Service.

Pemex tiene como objetivo aumentar las tasas de utilización de las refinerías a 86 por ciento en dos años, una gran hazaña si se tiene en cuenta que la última vez que las tasas de utilización estuvieron por encima del 50 por ciento fue en 2016. Sus seis refinerías existentes promediaron el 44 por ciento de la capacidad el año pasado, según datos de Pemex.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.