CAMBIANDO DE TEMA

PRI “vergüenza electoral”

* Gobernadores venden sus Estados por “impunidad”……

Por Karina A. Rocha Priego

“Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar, pon las tuyas a remojar”, esto definitivamente va dirigido al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, quien perfectamente debió darse cuenta del camino que, desde el inicio, tomaban las elecciones del día de ayer en seis estados de la República, donde, fue muy clara la embestida de los morenistas en un afán de “dominar” el proceso electoral.

Cayeron en la trampa, sin embargo, los estados de Hidalgo y Oaxaca, dos bastiones priistas que, por “el bienestar de una sola persona” -el gobernador- decidieron vender sus estados y garantizar su vida en el extranjero.

El próximo año se esperan elecciones en el Estado de México, y el vaticinio va por el mismo camino que lo sucedido en Oaxaca e Hidalgo, sin embargo, a diferencia de éstos, el Estado de México goza de casi 17 millones de ciudadanos y casi 12 millones de electores que difícilmente -bueno eso se cree- podrán ser comprados por Morena para lograr su cometido “dominar al Estado más importante de la República Mexicana”, de ahí que pensar en una alianza partidista sea una buena opción para evitar el “el robo de voluntades” en esa entidad.

Pero ¿quién es el responsable de ello? Definitivamente el Gobernador Alfredo del Mazo tiene la obligación, como gobernador y como priista, de defender al Estado más poblado del país y, pese a que el PRI podría estar cayendo a cuarta fuerza política, o sea, por debajo incluso de Movimiento Ciudadano, tiene obligación moral y política de defenderlo, sin embargo, parece que sus intenciones son defenderse “así mismo” no al Estado, no a su partido político.

Lo que es inentendible, es cómo a éste puedan verle como “candidato priista a la Presidencia de la República” cuando ni siquiera es capaz de defender, ya no digamos su Estado, sino el partido político que no solo lo ha impulsado a él, sino a toda su familia como su abuelo, su padre, su “primo” y ahora a él.

Tal vez tenga la errática idea de “si Enrique Peña pudo, por qué no yo” pero digo errática, porque de alguna manera el expresidente gozó del apoyo, todavía, del ex Gobernador Arturo Montiel Rojas y de alguna manera, de la simpatía o de perdida “respeto” de su antecesor, Felipe Calderón Hinojosa, de extracción ¡panista!

Hoy, Del Mazo no goza de nada. El presidente de México, independientemente de ser morenista -un partido político creado exprofeso, ¡es comunista!, ideología nada que ver con la de un priista o un panista, de ahí que pensar en que el todavía gobernador del Estado de México pueda ser presidente está muy lejos de la realidad, peor aun cuando fue su primo, Enrique Peña, el que ha entregado al país, precisamente en manos de un “comunista”.

Pero faltan algunos meses, aún, para el proceso electoral del 2023 y se espera que, en ese tiempo, la gente de confianza de Del Mazo, le haga entrar en razón en que ¡no poder ni debe vender al estado de México! Nos queda claro que sus colaboradores cercanos, amigos o no, de confianza o no, deben intervenir para que se cometa una barbarie en la entidad y que no confundan la lealtad e institucionalidad con el “servilismo, el raterismo”, ése que agacha la cabeza y dice a todo que “si” cuando se está cometiendo el más garrafal error que, insisto, es vender al Estado de México.

Por eso la necesidad de dejar de lado los intereses “personales” de Alfredo Del Mazo y pensar en la mejor opción para encabezar la alianza “Vamos por el Estado de México”, opción que, según diversas encuestadoras, podría ser Enrique Vargas del Villar pero que, el orgullo errado de Del Mazo no le permite ver más allá de sus propios intereses.

“Orgullo errado” cuando no quiere, ni él ni ningún otro priista reconocer que su partido ha caído por lo más bajo, al grado de que podría ser, en algunos Estados de la República, la 4ª fuerza política, cuando por décadas fue la primera pero que, errores, abusos, y robos, además de el garrafal error de Peña Nieto de entregar la Presidencia de México a Morena.

Los números hablan por sí solos. El PRI, simple y sencillamente no levanta, menos lo hará cuando surge la amenaza de Alejandro Moreno, líder nacional del tricolor, de permanecer como tal hasta que cumpla cuatro años de gestión porque para ese tiempo “fue designado” y pese a las derrotas, insiste en no renunciar a la dirigencia, por lo que se presume ésta no será la última derrota del PRI, el 2023 el Estado de México está en juego.

Mala elección. Con un líder nacional corrupto, pero sobre todo “cobarde” que no acepta sus errores y abusos; peor aún, con un líder estatal que de elecciones de Estado no tiene ni la más remota idea, y si la tiene, no la pone en práctica. La designación de Erick Sevilla como líder estatal del PRI en el Estado de México, por capricho, amiguismo o por lo que sea que haya sido, se convirtió en un grave error, porque el PRI, lejos de recuperar la confianza ciudadana, se la está entregando a Morena en charola de plata y, seguramente, de ahí nace la insistencia de que Alejandra del Moral sea la candidata del PRI a la Gubernatura mexiquense y vaya “sola” a la contienda.

Honestamente, si Del Mazo -como en su momento lo hizo Peña Nieto- ya comprometió al Estado de México, así vaya “rin tin tín” como candidato da lo mismo, la elección del 2023 está perdida, pero si respetan en algo a los mexiquenses, aún, se seguiría considerando la alianza “Va por el Estado de México” encabezada por el panista Vargas del Villar o por cualquier otro si quieren, menos por Alejandra del Moral que, si acaso, le daría 5 puntos a la misma.

En fin, el proceso electoral de ayer, es una clara muestra de lo que puede suceder en el Estado de México pues, extrañamente, luego de que Omar Fayad, gobernador de Hidalgo, haya sido considerado uno de los gobernadores mejor calificados de la Republica durante varios años, que se “haya vendido” a Morena por “una supuesta amenaza o propuesta indecorosa” del Gobierno federal, sin pensar en los hidalguenses, es realmente grave; así también sucedió, según dicen, con Alejandro Murat, éste que se decía “el brazo fuerte del PRI”, al grado de considerarse una importante influencia para el proceso que se avecina en 2023, y que “haya caído tan bajo” como venderse, también a Morena, es ya tema de análisis profundo.

Por lo pronto, llama la atención la declaración de Lorenzo Córdova, Presidente Consejero del INE que asegura que en México no hay camino para el fraude, pese a que existen “jugadores desleales”.

Al inicio de la contienda de ayer, Córdova Vianello aseguró que el papel del INE y los órganos locales electorales era garantizar la democracia en el país, dotándolo de la mayor estabilidad político electoral desde que hay democracia y aseguró que todos los partidos se han beneficiado de este sistema.

También aseguró que “no hay una sola decisión de esta autoridad que no pueda impugnarse o los resultados de una elección, y resolver en definitiva las controversias, naturales en el juego político, aunque haya algunos jugadores desleales con la democracia que han pretendido usar y activar el brazo penal del Estado rompiendo el eje articulador, el corazón del arreglo político que permitió a México transitar hacia una democracia, allá ellos”, sin embargo, lo que se vio ayer, fue totalmente distinto a las promesas del Instituto Nacional Electoral, pues fue claro que al INE, ¡se lo volvieron  a brincar!…

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.