CAMBIANDO DE TEMA

Todos los políticos se venden al mejor postor

Por Karina A. Rocha Priego

¿Expulsar del PRI a los “traidores”? ¿Cómo ya para qué? No es novedad que los políticos “se vendan al mejor postor”, no importa de qué partido político emanen, no hay uno bueno o uno malo, todos son iguales, y la reciente “traición” al PRI cometida por Omar Fayad de Hidalgo y Alejandro Murat de Oaxaca, se venía cocinando desde hace mucho tiempo; demasiado evidente ha sido el “amasiato” entre Rubén Moreira, Alejandro y José Murat y Alejandro Moreno, éste último que hoy, pretende “esconder” sus debilidades ante el Gobierno Federal, pretendiendo defender al PRI, buscando la expulsión de Alejandro Murat y Omar Fayad del instituto político que lidera.

Primero lo hizo con Quirino Ordaz Coppel, ex Gobernador de Sinaloa, quien “cayó en las redes del poder” que le ofreció el Gobierno Federal a cambio de “vender al Estado de Sinaloa” entregándoselo a Rubén Rocha Moya e importándole poco los sinaloenses, aunque, no podemos dejar de lado que Sinaloa, desde hace mucho tiempo es un “narco Estado”, y parce que ése es el verdadero atractivo que persigue el Gobierno Federal.

De ahí que, tachan de “traidor y vendido” a Quirino Ordaz pues, a cambio de la gubernatura, aceptó ser embajador de México en España –al lado del tristemente célebre Enrique Peña Nieto- misma que le fue anunciada antes de concluir su mandato como Gobernador, lo que le hace doblemente traidor pues se le vieron claramente sus intenciones de “entregar el Estado” a Morena.

Y el PRI ¡se la cumplió!, expulsándolo de ese instituto político cuando ya se le había advertido que, de aceptar el nombramiento del presidente López Obrador, tendría que dejar al PRI y, ¿usted cree que eso le importó mucho? ¡Claro que no!, realmente los políticos de hoy lo que menos traen puesto es la playera de los partidos políticos que los respaldan para obtener un cargo público, cuando lo obtienen, todo cambia y con tal de seguir colgados del poder o, evitar situaciones penales, es que se vuelven “chapulines” porque, además, esa es otra de las estrategias de esta administración federal, amenazar con investigaciones “a fondo” y encarcelar en caso de “no ceder” a los mandatos del “dueño del poder”.

Hoy, una vez más, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria del PRI está trabajando en su nuevo plan de expulsión contra Omar Fayad de Hidalgo y Alejandro Murat de Oaxaca por haber “entregado sus Estados” a Morena el pasado domingo 5 de junio; según lo dio a conocer el líder nacional del PRI, Alejandro Moreno quien aseguró que, de aceptar alguno de estos dos o los dos cargos en el gobierno morenista de Andrés Manuel López Obrador, serían expulsados del PRI pero, una vez más les preguntamos, ¿ustedes creen que eso les va a importar mucho? ¡Claro que no!, si lo que se les ofrece es “libertad, buena vida, y vivir en el extranjero” para alejarlos de la vista de la población y que ésta no exija “justicia y cuentas claras”. ¡Maquiavélico plan!, que le ha funcionado al presidente en sus intenciones de apoderarse del país y, sobre todo, muy buena suerte de toparse con corruptos como los que hoy están expulsando del PRI.

Y, todo parece indicar que para Morena, esto no termina con Hidalgo y Oaxaca, la realidad es que la tirada de morena es apoderarse del Estado de México, último bastión priista de gran importancia económica, social y política y el que le daría el triunfo a Morena en el 2024 por el tan abultado padrón electoral que posee.

Y Alfredo del Mazo Maza “de pechito” está cayendo en “la trampa” desde que inició la administración federal de Andrés Manuel López Obrador (2018), pues a finales del 2017 el abogado Paulo Díez Gargari le pidió a Alfredo del Mazo Maza que informara públicamente sobre cuatro asuntos importantes que ponían en tela de juicio su “incorruptibilidad” como:

1) Monto de inversión de OHL pendiente de recuperar con cargo al Circuito Exterior Mexiquense y al Viaducto Bicentenario.

2) Cómo y por qué determinó Banobras (bajo la dirección de Del Mazo) que el Gobierno Federal debía pagar al mexiquense más de 3,566 millones de pesos, como indemnización por los 50 millones supuestamente aportados para la liberación del derecho de vía de la autopista Chamapa-Lechería.

3) El destino de todos los recursos recibidos por el gobierno mexiquense, al amparo del convenio de transacción relacionado con los mencionados derechos de vía.

4) Hacer pública de inmediato toda la información relacionada con el Circuito Exterior Mexiquense y el Viaducto Bicentenario.

Lo cual, hasta el momento, no se ha hecho. Posterior a ello, se viene el escándalo de Andorra (2019), cuando se dice que el gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza se encuentra en la mira luego de que una investigación revelara que, en 2012, supuestamente, ocultó una cuenta con poco más de 1.5 millones de euros en Andorra- un país blindado en ese entonces por el secreto bancario- y por la cual era investigado desde hace dos años por presunto lavado de dinero.

De acuerdo con la investigación, mientras Alfredo del Mazo era alcalde de Huixquilucan, se desempeñó también como “representante” de la sociedad instrumental Holandesa Abeodan Corporation, a cuyo nombre se abrió una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA).

Esto es, dicen, lo que tiene “sometido” a Del Mazo ante el presidente López Obrador, de ahí la posibilidad de que el proceso electoral del 2023 “este vendido” a Morena; que sea un acuerdo ya pactado, como sucedió en Hidalgo y Oaxaca y, de Oaxaca, hemos de decir que éste, ya estaba desde hace mucho tiempo.

Ya lo habíamos dicho hace tiempo. La carrera por la sucesión gubernamental en el Estado de México sigue su rumbo, y hemos de insistir en que la Joya de la Corona, o sea, el Estado de México, no debe descuidarse.

Hace tiempo comentamos que, no se “limen asperezas” con el PRI Nacional, o sea, con Alejandro Moreno, no va a ser fácil para el revolucionario institucional sacar a un buen candidato para el Estado de México, un verdadero candidato y no necesariamente priista, pues la alianza está en puerta, pero el “temor” de Del Mazo de “no cumplirle al presidente” lo puede hacer cometer un gravísimo error que es “ir solo” el PRI a la contienda con su “candidata” Alejandra del Moral que no pinta nada bien.

También dijimos el cómo, Alejandro Moreno aliado con Rubén Moreira y con José Murat, por ende con Alejandro Murat, conformaban el llamado “grupo Oaxaca” para desbancar al grupo Atlacomulco en el Estado de México, permitiendo que Morena se quede con el poder a través de la gubernatura mexiquense. Estos personajes, son quienes literalmente tienen “secuestrado” al Revolucionario Institucional, dirigidos -por el poder de la República- como “marionetas” para operar contra el PRI.

Y ahora resulta que Alejandro Moreno, quiere defender al PRI y quiere expulsar del tricolor a quienes lo traicionen, la pregunta sería ¿por qué no se ha ido él del PRI? Si es el primer traidor que tiene este instituto político.

El Estado de México debe quedar en “las mejores manos”, no venderlo al mejor postor, si bien es cierto que el PRI se ha ganado el descrédito por el abuso que han cometido sus políticos contra el que menos tiene, también hay que decir que no es el único partido con servidores públicos corruptos; mucho menos cuando hay institutos políticos conformados por “las sobras de otros”, al grado de ganarse el mote de “políticos chapulines” que son aquellos que brincan de un partido a otro, y que lo siguen haciendo.

Así que, hacerle al cuento con aquello de que “expulso” a los traidores y “me las doy de santo, honesto y leal”, no le queda bien a Alejandro Moreno quien tendría ser el primero en renunciar al PRI y que su sucesor, ponga orden entre los gobernadores priistas, que todavía quedan y que son “cada vez menos”…

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.