CAMBIANDO DE TEMA

En México, socialismo en puerta

Spread the love

* Carencia de agua y constantes apagones, inicio del fin de la democracia en México……

La manipulación y las mentiras, en política, son la receta “secreta” para llegar al socialismo, sistema de organización económica y social que se basa en el control de los medios de producción y del patrimonio público, con el fin de alcanzar una sociedad más equitativa, sabedores que eso, sólo es “de palabra” y no de hecho.

También, este sistema, en la teoría, contempla que todas las personas son iguales, con la necesidad de acceder a los mismos bienes y recursos naturales de un país.

Por eso propone que el control social sea la base para la prosperidad y para garantizar la igualdad y la libertad.

Se opone al capitalismo que defiende a la propiedad privada de los medios de producción y que permite las decisiones individuales en el mercado. Considera al capitalismo como un sistema injusto en el que el poder y la riqueza recaen en una minoría.

En innumerables ocasiones hemos comentado el cómo, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, apuesta a implementar este sistema en México, controlando o desapareciendo los poderes del Estado, hasta manipular los recursos naturales a la población, entre otras cosas.

Una de las características de este sistema, queridos lectores, es promover la propiedad colectiva de los medios de producción y distribución, con el objetivo de alcanzar una sociedad más justa y equitativa, supuestamente.

La intervención del Estado en la economía, buscando un reparto más equitativo de la riqueza y la eliminación de las diferencias entre clases sociales.

La disminución de incentivos para la inversión privada, y la potencial sobrerregulación que podría afectar el mercado laboral y desalentar la inversión extranjera.

Platicando con algunos migrantes venezolanos, aquellos que huyen de su país por falta de oportunidades, sobre todo los jóvenes, nos dicen cómo ha sido su infierno en aquel país que, alguna vez, fue un paraíso, empezando por perder eso, la oportunidad de salir adelante y sobresalir, entre muchos otros.

Sí, a pesar de que muchos de los que huyen son ¡profesionistas!, la falta de empleos dignos y acordes a sus conocimientos, son obligados a buscar otras opciones, como ¡vender hamburguesas!, por ejemplo, y, a pesar de que el costo de la materia prima para dicho negocio (sic) es alto, los “emprendedores” están obligados a vender una hamburguesa a un mismo costo siempre y si bien les va.

Uno de los principales problemas que padecen estos “pequeños empresarios” es ¡la falta de luz! El socialismo “supuestamente” regala la luz a sus gobernados pero, ¿sabía usted que ese servicio es intermitente para los venezolanos? Sí, queridos lectores, la falta de energía eléctrica ha sido una constante en Venezuela, los apagones son comunes y constantes. Lo mismo puede quedarse sin luz una hora que tres días consecutivos sin derecho a reportarlo a las autoridades, pues esa es una de las tantas formas de “controlar al pueblo pobre e ignorante”.

¿Le suena conocido ese asunto? Queridos lectores, los recientes y constantes apagones en México, son una forma de empezar a enseñarle al pueblo lo que le espera con la continuidad en el Gobierno federal con Claudia Sheinbaum; ello como manipular a los jóvenes para que se olviden de sus aspiraciones de “grandeza”, porque no van a ser posibles.

Por supuesto, tienen que ir pensando en vivir en vecindades simples y llanas, porque, una de las propuestas del gobierno de continuidad, como el que ofrece la candidata presidencial morenista, es reformar el artículo 139 de la nueva Constitución para que se la apruebe el Congreso, referente a Concesiones de Propiedad Habitacional.

Dicen, es “falso” pues la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos cuenta tan sólo con 136 artículos y 19 transitorios pero, ¡aguas!, ello no significa que ¡no vaya a ocurrir!, ya que esa es otra característica del socialismo.

O sea, que “todos los mexicanos tienen derecho a ser titulares de la concesión de propiedad de una casa habitación, de manera individual “o compartida”, considerando al menos 40 metros cuadrados por habitante, sean niños o personas adultas. Todas las casas y departamentos habitacionales en uso serán asignados como concesión de propiedad a sus usuarios con antigüedad mayor a un año.

Esto se entiende como que si usted tiene una casa propia, con la “nueva Constitución” falsa (sic), tendrá que “compartirla” con el pueblo en general, porque ¡ya no va a ser suya”, sino del Estado.

Imagínese usted cómo es que pretende manipular a la población, robando, literalmente al aspiracionista, al entregado, al trabajador, al contribuyente cautivo, no haciendo el gobierno lo que le corresponde, como es dar oportunidades de trabajo, de estudio; dar entrada a la inversión extranjera, a la expansión de la manufactura mexicana en general.

No, queridos lectores. Primero, ha sido la escasez de agua, misma que, los gobiernos morenistas, aseguran garantizar el suministro, ¿cómo? Pues no se sabe aún, pues mientras no llueva y las presas no recuperen su capacidad, no hay forma, pero estos dicen “está garantizado el abasto”; ahora, con los apagones, otra clara muestra de manipulación de la energía eléctrica; la educación precaria que está ofreciendo a través de libros de texto manipulados y mediocres donde “la prioridad escrita” es dar cátedra del sistema socialista a los pequeños estudiantes.

Los programas sociales, que no son más que la forma más simple y vil de “controlar a la población” por “unos cuantos pesos”. “O me sigues, o te quedas sin comer, sin vestir, sin educación”, de ahí que el electorado mexicano, debe analizar a fondo el cómo y por quién emitirá su voto el próximo 2 de junio. No por los 3 mil pesos que ahorita se dan y que mañana les condicionarán; no por una beca a los estudiantes que, al darse cuenta que no tienen opciones de estudio y profesionalizarse, habrán de perder a las primeras de cambio.

No por promesas que, hasta el momento, ha incumplido en su totalidad el actual gobierno federal pero, sobre todo, se debe tomar en cuenta la inseguridad, la violencia, el miedo que esta administración federal ha sembrado entre los mexicanos, al “aliarse” con la delincuencia organizada como dicen que ha sucedido y como el propio gobierno estadounidense viene investigando.

Lamentablemente, la indiferencia, pobreza e ignorancia de millones de mexicanos, es que están permitiendo entrar a su casa un sistema político autoritario como el socialismo, para mantenerlos “a raya” -literalmente- como Venezuela y Cuba; sin poder comparar a México con China o Rusia pues, no se nos olvide que, gracias a gobiernos como el que hoy sigue al frente, México sigue siendo un país ¡tercermundista!.


Spread the love

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *